La nueva ministra de Sanidad equipara la gestación subrogada al tráfico de órganos

Propone ilegalizar en todo el mundo esta práctica, que trae a España unos 1.000 niños al año


La gestación subrogada, una práctica no regulada en España, trae cada año al país a una media de entre 700 y 1000 niños, en base a la estimación realizada por el colectivo Son nuestros hijos, que demanda la legalización de esta práctica. Aunque el PSOE ya había manifestado su rechazo, al igual que PP o Unidos Podemos, ahora la nueva ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha dado un paso más al manifestarse partidaria de declararla ilegal en el ámbito internacional. Lo dijo en una entrevista concedida a la agencia Efe tras la toma de posesión de su cargo en la que dijo ser partidaria de equiparar la gestación subrogada con el tráfico de órganos y de menores.

«Hay que tomar decisiones internacionales y declarar ilegales» estas prácticas, que, gestionadas por las agencias de maternidad subrogada, permiten a ciudadanos españoles recurrir a esta técnica de reproducción en otros países, entendió Carcedo. Además recordó que esta práctica está prohibida en España, «pero los bebés llegan» y «no pueden ser apátridas», están amparados por una serie de derechos, por lo que hay que actuar con carácter previo y evitar que existan los convenios internacionales entre países que facilitan estas prácticas.

Sobre las agencias de gestación subrogada que operan en España cree que «habrá que analizar en qué marco legal se mueven y, si traspasan algún límite en algún asunto que interfiera con la legislación española, se podría actuar», apuntó. No obstante, la nueva ministra de Sanidad ha subrayado que «la forma más eficaz y útil de resolver el problema» es contar con una regulación internacional que declare ilegales estos convenios entre países «en el mismo plano que lo están tanto la venta de órganos como la prohibición de venta de niños».

La prohibición de la maternidad subrogada exige acuerdos internacionales, añadió, al igual que la lucha contra las mafias de trata de mujeres, muchas de ellas obligadas a ejercer la prostitución. Además, considera que regularizar esta práctica sería «como plantearse regular la esclavitud». «No se puede ilegalizar lo que no es legal», recalcó.

Contratos nulos

Desde el Gobierno, la vicepresidenta Carmen Calvo había avanzado el pasado julio que no hay previsiones de que en España se vaya a legislar sobre este asunto.

En la actualidad, la Ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida, -Ley 14/2006 del 26 de mayo-, aprobada durante el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, considera nulos los contratos de este tipo de gestación, ya sea con o sin compensación económica, por lo que los padres que desean tener hijos por este sistema acuden a otros países.

No obstante, el Tribunal Supremo reconoció el derecho a percibir prestación por maternidad o paternidad en los nacimientos a través de esta práctica. Además, una instrucción de la Dirección General de Registro y del Notariado del 2010 permite inscribir a esos niños. Se estima que cada año nacen en todo el mundo al menos 20.000 niños mediante gestación subrogada, según la oenegé suiza International Social Security.

El precio total de una gestación subrogada puede variar entre los 35.000 y los 150.000 euros, dependiendo del país en el que se lleve a cabo y de las técnicas de reproducción asistida que se utilicen. La madre sustituta obtiene una compensación que suele estar entre 10.000 y 30.000 euros. Los españoles recurren a Estados Unidos como principal destino .

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

La nueva ministra de Sanidad equipara la gestación subrogada al tráfico de órganos