«Mi mujer está sola en Ucrania y del consulado, ni un contacto»

Varias familias de Galicia esperan en Ucrania desde hace más de un mes para traer a sus hijos


Santiago / la voz

Juan, nombre ficticio, y su mujer, querían dar un hermanito a su hijo mayor. Pero se encontraron con que ya no podían tener más niños, y en su caso ni siquiera recurrir a la adopción. Se lo pensaron mucho y finalmente optaron por la gestación subrogada. El año pasado decidieron lanzarse a este proceso en el país que les ofrecía mayores garantías en aquel momento, ya que otros como Estados Unidos o Canadá eran económicamente muy costosos. Acudieron tres veces a Ucrania, la última el 26 de julio, para el nacimiento del bebé. «A principios de mes la agencia nos informó de que con el nuevo reglamento de protección de datos España dejaba de dar pasaportes, cuando el bebé ya iba a nacer», explica Juan.

Toda la familia viajó a Ucrania para traer al recién nacido, y una vez allí iniciaron el proceso para solicitar su ciudadanía ucraniana y poder venir a España con el pasaporte de ese país. Pero el tiempo pasó. A este padre gallego se le acabaron las vacaciones y tuvo que regresar a Galicia con el hijo mayor. En un apartamento en Kiev se quedó la madre con el pequeño «y lo cierto es que lo lleva bastante mal, está sola y desde el consulado no han tenido ni un contacto con nosotros». Es más, fueron ellos los que pidieron una cita en la oficina, que les dieron para el próximo 22 de octubre, «algo que tampoco entiendo». Juan asegura que en todo este tiempo -más de un mes- el consulado de España no se puso en contacto con ellos ni una sola vez. «Es como si no estuviéramos aquí, en ese sentido nos sentimos bastante desprotegidos», afirma.

En los últimos días, con todo el revuelo que se montó por el problema de una treintena de familias españolas -tres de ellas gallegas-, los distintos progenitores han comenzado a tener contacto unos con otros, y desde el Ministerio de Exteriores aseguran que se les va a dar protección y asistencia consular. Desde luego, a esta pareja gallega hasta ahora no les llegó esta asistencia.

Pasaporte ucraniano

Juan está esperanzado y entiende «que esto tendrá un final feliz». Lo que quiere ahora es que su mujer y su hijo pequeño lleguen a Galicia «con el pasaporte que sea». «Lo que quiero es que vengan, porque mi mujer no lo está llevando nada bien», explica al teléfono.

Como ellos hay otras dos familias gallegas, y en total una treintena de parejas españolas en stand by. El Ministerio de Asuntos Exteriores emitió ayer un comunicado en el que dice que la embajada les atenderá de manera individualizada. También niegan que la paralización se deba al reglamento de protección de datos. Dicen que es porque el consulado debe tener especial cuidado, ya que han tenido constancia de casos de mala praxis médica -incluso abortos provocados a las gestantes- y posible tráfico de menores.

La embajada asegura que debe proteger los derechos de las mujeres gestantes, sea cual sea su nacionalidad, y el interés superior del menor nacido. «La embajada en Kiev está realizando gestiones con las autoridades ucranianas con el fin de estudiar las alternativas existentes», explica.

Hasta julio, el consulado aceptaba tomar muestras de ADN del padre para demostrar la filiación con el bebé, pero desde hace un mes no realiza esta gestión, por lo que es preciso obtener la ciudadanía ucraniana del bebé.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Mi mujer está sola en Ucrania y del consulado, ni un contacto»