El verano horribilis de la violencia machista

29 víctimas en lo que llevamos de año, 16 en lo que va de verano, 953 desde que hay datos oficiales (desde 2003)


Junio

día 8, Las Palmas de Gran Canaria

María Soledad Álvarez Rodríguez, 49 años  

Fue acuchillada por la espalda por su marido, Ángel de 64 años. Después, este provocó un escape de gas para originar un incendio. Al fina, todo quedó en una explosión que afectó a parte de la casa, en la que residían junto a sus dos hijos adolescentes, que en ese momento estaban en el instituto. Ella falleció en el acto. Él fue trasladado al hospital con quemaduras de segundo y tercer grado en el 50% de su cuerpo. La víctima no había presentado denuncia por maltrato.

día 16, Guadahortuna (Granada)

Josefa Martínez Utrilla, 44 años 

Murió tras recibir dos tiros de revólver e cabeza y pecho a corta distancia a manos de su expareja, de 53 años, con quien tenía tres hijos en común. La Guardia Civil recibió un aviso telefónico. Cuando llegó a casa de la víctima, se la encontraron junto a la puerta en estado muy grave. Aunque sobre él tenía antecedentes policiales por varios delitos, no constaban denuncias previas por violencia de género.  

día 18, O Porriño (Pontevedra)

Magdalena Moreira Alonso, 47 años

Ambos fueron hallados muertos por arma de fuego. Cuatro horas después, uno de sus dos hijos, de 27 años, encontró los cadáveres tendidos en el garaje de la vivienda unifamiliar. Él, Tomás Romero, de 56 años, le había disparado hasta tres veces con una escopeta de caza y después se pegó un tiro. Hacía quince días que habían cesado la convivencia. Al parecer, ella habría acudido al domicilio familiar a recoger algunas pertenencias. Tampoco en este caso había denuncias previas. El marido de la víctima dejó una nota a sus hijos en las que les pedía perdón por la decisión que había tomado. 

día 18, Badalona (Barcelona)

Francisca de Jesús Pérez Ixcayau, 40 años 

La víctima era guatemalteca, como su verdugo, su pareja, de 48 años. Fermín Coco Tucul la estranguló. Él se entregó a la policía y confesó el crimen. No constaban antecedentes judiciales por violencia. Según su familia, Francisca, que tenía tres hijos, había viajado a España hacía un año en busca de trabajo. 

día 25, Zaragoza

Raquel Díez Pérez, 37 años

Fue estrangulada por su pareja, de 39, que se entregó a la policía y confesó la autoría de los hechos. En el momento del suceso, la niña que ambos tenían en común, de nueve años, estaba con su abuela. La víctima trabajaba en una frutería, en el mercado de Delicias. No constaban denuncias previas por violencia de género. Tampoco había constancia de que la pareja hubiera iniciado trámites de separación.

Julio

DÍA 6, MADRID 

Marta Josefina Arzamendia, 47 años

De origen paraguayo, fue encontrada muerta en su casa del distrito madrileño de Tetuán. Su expareja, Noel Blanco, de 44 años y de nacionalidad cubana, fue detenido como presunto homicidia. Le propinó una brutal paliza, la estranguló y la ahorcó. Tenía dictada una orden de alejamiento. La quebrantó dos veces.     

DÍA 6, Langreo (Asturias)

Maribel Fuente Antuña, 84 años

Su marido, Luis Llaneza Llaneza, de 88 años y conocido constructor de la zona, se tiró por la ventana tras degollarla. Ella padecía Alzheimer. La policía encontró su cadáver en la cama. El asesino dejó una nota manuscrita en la vivienda en la que pedía disculpas a sus hijos. No existían denuncias por malos tratos.

día 7, Lepe (Huelva)

Cristina Márin, 24 años 

De nacionalidad rumana, fue hallada muerta con varias heridas de arma blanca después de haber discutido con su expareja, de 33. Aunque él se dio a la fuga, fue detenido dos días después. La víctima lo había denunciado por malos tratos un mes antes y sobre él pesaba una orden de alejamiento. Ella había trabajado recogiendo fresa durante cuatro años. Llevaba unos días en su nuevo puesto de trabajo, como ayudante de cocina. Tenían dos hijas, de dos y cinco años. 

día 9, Collado Villalba (Madrid)

Ali L., 49 años

También rumana, fue asesinada a golpes por su marido, 59 años y de la misma nacionalidad. La madrugada del crimen, él llegó ebrio a casa y discutió con su pareja -al parecer las riñas eran frecuentes-, a la que acabó golpeando en la cabeza con un palo. Ambos vivían una chabola y se dedicaban a la venta de chatarra. No había denuncias previas. 

día 18, a coruña

María Judite Martins Alves, 57 años

Fue su propio marido, de 54 años, que la degolló con un arma blanca, quien alertó por teléfono a la policía de lo que había pasado. Los agentes se la encontraron muerta en su domicilio, situado en la céntrica calle de la Estrella. Padecía una grave enfermedad. No figuraban denuncias previas entre la pareja. El juez decretó el ingreso en prisión comunicada y sin fianza del presunto asesino.

 día 24, Astorga (León)

María Isabel Alonso López, 62 años 

Un policía nacional retirado de 69 años acabó de madrugada con la vida de su exmujer. Le asestó dos tiros con un arma corta. También hirió en un hombro a un vecino de 60, que intentó mediar y ayudar a la víctima, con la que, según fuentes policiales, mantenía una relación. Tenían dos hijos en común y estaban en trámites de separación. Seguían compartiendo el mismo domicilio pero no hacían vida conyugal. No había orden de alejamiento.

Agosto

día 14, dúrcal (granada) 

Leyre González, 21 años

Su pareja, de 38 años y nacido en Marruecos, la abandonó, desangrada y herida de muerte, dentro de un coche, en la puerta del centro de salud de la localidad, y huyó, aunque la policía le detuvo poco después. Le había propinado varias puñaladas en el pecho, tras una discusión que comenzó en la vivienda. No constaban denuncias por violencia de género ni había ninguna orden de alejamiento. Tenían un niño de dos años. 

día 19, cabana de bergantiños

Ana Belén Varela, 50 años

Su marido le disparó tres veces por la espalda. Ella falleció en el acto. Los hechos ocurrieron en la casa familiar, situada en la parroquia de Canduas, estando sus hijos en el interior. Según familiares de la víctima, el detenido estaba en tratamiento por depresión pero llevaba unas semanas sin tomar la medicación. El juez decretó para él prisión sin fianza. No constan denuncias previas por malos tratos en el seno de la pareja. 

 Día 27, Orihuela (Alicante) 

Ivanka Petrova, 60 años

Ivanka perdió la vida en la casa que compartía desde hacía un lustro con su agresor. Fue el propio homicida quien, poco antes de las ocho de la mañana, llamó al teléfono de emergencias para confesar su crimen. La había estrangulado. Matey no confesó hasta ocho horas después de haber cometido el crimen. No existían denuncias previas de la fallecida contra el hombre y tampoco se habían detectado episodios de violencia en el ámbito doméstico.

Día 28, Huarte (Navarra)

N.B., 37 años

Antes de que llegaran los agentes de la Policía Foral, A.B., de 41 años, limpió con la ayuda de su madre toda la sangre para que la paliza que le había propinado a su pareja pareciera un accidente. Cuando terminaron, llamaron al servicio de emergencias de Navarra para pedir asistencia alegando que N.B., su pareja sentimental, había sufrido una terrible caída en el baño y se encontraba inconsciente. El marido fue detenido días después como sospechoso de asesinato. Contaba con dos antecedentes policiales por un delito de maltrato sobre la mujer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El verano horribilis de la violencia machista