Los guías turísticos oficiales se arman para frenar el auge de los «Free Tours»

Una valenciana se expone a una multa de hasta 600.000 euros por mostrar su pueblo

.

redacción / la voz

Intrusismo. Competencia desleal. Fomento de la economía sumergida. Estas son algunas de las acusaciones que los colectivos de guías turísticos oficiales lanzan contra las empresas que ofertan Free Tours, compañías que enseñan urbes o lugares de atractivo turístico a cambio de la voluntad de los turistas a los que prestan servicios de cicerone. En Galicia, según fuentes del sector, las hay en Santiago, donde al menos operan cinco diferentes, A Coruña, Vigo y Lugo. Además de esto hay plataformas digitales como GuruWalk que ejercen de intermediarias entre turistas y guías.

Dicen los que están avalados por un carné que para ejercer tienen que acreditar unos estudios mínimos, con la idea de presentarse después a un examen ante la administración autonómica correspondiente que respalde sus conocimientos para poder obtener su acreditación. A partir de ahí pueden comenzar a trabajar. La mayor parte son autónomos.

«En mi caso puedo ejercer de acompañante por Europa, con eso no puedo explicar nada fuera del autobús. Además tengo carné de guía local, algo que me acredita para ejercer en toda Galicia. Con todo, hay una ley que permite que pueda ejercer en cualquier otro lugar de España o Europa, pero no le voy a quitar el trabajo a un compañero francés, por ejemplo», explica una guía oficial de A Coruña.

En esta guerra abierta por los guías turísticos también tiene responsabilidad la Administración. Esta semana ha trascendido que la Generalitat valenciana envió un aviso a una mujer que, tras quedarse en el paro, decidió ofrecer sus servicios a través de GuruWalk para mostrar el lugar en el que vive. Le decía que, al no tener carné oficial para ejercer esa actividad como marca la norma valenciana, se exponía a una multa de hasta 600.000 euros. Ha optado por abandonar. «Para ser guía aquí en la comunidad valenciana -apuntan desde la asociación de guías turísticos valencianos- hay que tener estudios universitarios de, al menos, nivel de diplomatura o grado. A partir de ahí hay que presentarse a unas pruebas que determinan a quién se le da el carné. Los que tengan estudios de FP de Turismo también pueden optar. Normalmente los exámenes pueden convocarse cada dos años».

Norma gallega

En Galicia, recuerdan desde el sector, «la normativa anterior marcaba las convocatorias cada tres años, pero acaban realizándose cada 7. El decreto 73/2015 de Galicia no da plazos concretos. Pero además pueden dar la acreditación de modo directo a aquellos que tengan estudios de turismo, además de tener acreditado conocer algunas lenguas».

Ante todas estas críticas, desde empresas como la compostelana Free Tours Célticos -la primera de este tipo que se instaló en Compostela- apuntan que no todas son iguales. «Nosotros trabajamos con guías oficiales, algunos están dados de alta en la empresa y otros colaboradores son autónomos; pagamos a Hacienda lo que nos corresponde y nunca decimos en nuestra publicidad que seamos gratuitos. En inglés la palabra free también hace referencia a la voluntad de pagar de forma libre lo que a cada uno le parezca», explica el gerente de esta compañía, David Don. Pero reconoce que hay compañías que en su publicidad dicen que es gratis. «Eso es un engaño, pero llama más», apunta.

Almudena Cencerrado: «Hay muchas empresas que trabajan de forma engañosa»

m. C.

La presidenta de la Confederación Nacional de Guías de Turismo advierte que la calidad de los servicios de los supuestos guías que no cuentan con la acreditación es cuestionable

Desde que en el 2009 desembarcó en Madrid una empresa nacida en Berlín dedicada a los popularmente conocidos como Free Tours, no bajan la guardia. La presidenta de la Confederación Nacional de Guías de Turismo, la toledana Almudena Cencerrado, advierte a los consumidores sobre la proliferación de compañías «que trabajan de forma engañosa», al publicitar circuitos gratuitos que en realidad no lo son porque hay que pagar «una propina» y que, además, en la mayor parte de los casos «no pagan impuestos». Además, apunta que la calidad de los servicios de los supuestos guías que no cuentan con la consecuente acreditación es cuestionable.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los guías turísticos oficiales se arman para frenar el auge de los «Free Tours»