EE.UU. declara la guerra al fentanilo, el nuevo gran negocio de los narcos

El consumo de este opiáceo sintético es mínimo en Galicia, pero los expertos advierten que hay que estar alerta

.

redacción / la voz

«Cuando Estados Unidos estornuda, en Europa tenemos que empezar a poner la bufanda». Lo advierte el técnico de prevención de conductas adictivas y profesor de la Uvigo, Manuel Isorna, uno de los abanderados en Galicia en la lucha contra el consumo de estupefacientes. El estado norteamericano lleva años resfriado como consecuencia de los excesos cometidos en la prescripción de analgésicos compuestos por opioides que desembocó luego en un auge de la heroína y del fentanilo, un opioide sintético usado en medicina para controlar el dolor porque es entre 50 y 100 veces más potente que la morfina. Esa sustancia es una de las culpables de la epidemia de muertes por sobredosis de opiáceos que afronta el país desde hace años. Solo en el 2016 fueron registrados 64.000 fallecimientos por esa causa. De ahí que la administración Trump le haya declarado la guerra al fentanilo, un producto que en los últimos años se ha convertido en el nuevo gran negocio de los carteles del país vecino por las rentas que les reporta. El propio secretario de Estado, Mike Pompeo, ya advirtió la pasada primavera que su país tenía un plan para castigar a México y China por el tráfico de esta sustancia.

Lo que hicieron los carteles fue observar los estragos que el exceso de recetas de opioides estaba generando al norte del río Grande y aprovecharon la oportunidad para abrir una nueva línea de negocio entre sus múltiples actividades de carácter ilícito. Datos recogidos en un reportaje de El Financiero, diario que tiene una alianza con Bloomberg, hablan de que un kilo de fentanilo puede transformarse en un millón de pastillas cuya cotización en el mercado negro norteamericano está entre los 10 y los 20 dólares por unidad. El coste de producción de esa sustancia es además muy bajo (la DEA estima que unos 3.000 dólares por kilo), menos que cultivar marihuana o producir heroína a partir de los cultivos de adormidera que han sustituido a las de marihuana en las montañas del estado de Guerrero.

La razón de este nuevo giro en el negocio de los cárteles la explica el periodista mexicano de investigación Víctor Hugo Michel: «Lo que han hecho los cárteles es añadir el fentanilo a su cartera de negocios. Fue una oportunidad para aumentar su nivel de ingresos porque observaron que el fentanilo que había en los hospitales para calmar el dolor a los desahuciados era desviado para otros usos. Ellos tenían muy buenos contactos con los carteles chinos con los que ya habían abierto canales de distribución para traer hasta México los precursores para fabricar metanfetamina en sus laboratorios. Lo que hicieron fue aprovechar esos cauces para importar también fentanilo».

Eso explica, como añade, el alza de la violencia por toda la costa del Pacífico con el objetivo de controlar los puertos: «Tomaron los muelles de Manzanillo porque era por donde entraba el material. Destaca en este tipo de tráfico el cartel de Jalisco Nueva Generación, que estaba muy metido en la metanfetamina». De hecho, parece que ese mismo grupo es el que disputa las vías de entrada a Estados Unidos que en su día estaban controladas por los hombres del Chapo Guzmán, ahora encarcelado en una prisión estadounidense.

Pero mientras los carteles traen grandes cantidades de fentanilo, este producto también llega a Estados Unidos vía postal. Los pedidos más pequeños, como apunta la propia DEA, llegan de China por correo en forma de pastillas. Los particulares los adquieren normalmente en la web oscura y su detección resulta complicada.

No hay que olvidar que muchas de las muertes ocurridas en Estados Unidos son producto de la combinación del fentanilo con la heroína. Pero el origen del problema hay que buscarlo años atrás, cuando los médicos comenzaron a recetar opiáceos para el dolor cuando realmente podrían haber sugerido terapias alternativas. Al no poder pagar estos medicamentos, muchos pacientes recurrieron a sustancias adquiridas en el mercado ilegal como la heroína. Y luego el fentanilo. Esta semana el departamento de Justicia de Estados Unidos dio un nuevo golpe de efecto al diseñar un plan para reducir entre un 7 y un 15 % el año que viene las partidas de seis opioides: oxicodona, ocimorfona, hidrocodona, hidromorfona, morfina y fentanilo.

Muy controlado en España

Aunque en la comunidad gallega su consumo no llega a los niveles destructivos detectados en Estados Unidos, los expertos en prevención comienzan a observar un aumento del consumo e incluso la Agencia Española del Medicamento advirtió en febrero del incremento. «Ha habido un aumento del consumo porque algunos de los pacientes que atendemos dicen que lo han consumido, aunque no hemos detectado ingresos en urgencias pro esa razón», explican, por ejemplo, fuentes de la unidad de prevención de drogodependencias del concello de Ourense. De ahí que no sea descabellado controlar su incremento o las vías mediante las que se surten esos consumidores. Porque, como apuntan esas mismas fuentes, «el fentanilo está muy controlado en España porque tiene un potencial adictivo muy grande. No sabemos dónde pueden acceder a él. Puede que Internet sea la vía».

Desde la cantante y actriz Demi Lovato a artistas como Prince

La actriz Demi Lovato es una de las últimas víctimas famosas del fentanilo. Tras tratar de superar sus múltiples adicciones, estuvo a punto de morir este verano después de que la encontraran en su habitación desmayada, el lugar en el que supuestamente la dejó tirada su camello, como avanzó en su día la prensa norteamericana.

Con todo, tuvo más suerte que Prince. El cantante de Minneápolis tenía en su sangre un nivel de fentanilo de 67,8 microgramos por litro, cuando este fármaco puede resultar mortal a partir de 3 microgramos, como ponía el informe sobre su muerte. No cabe duda de que es extremadamente peligrosa, sobre todo para aquellos adictos a los fármacos para calmar el dolor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

EE.UU. declara la guerra al fentanilo, el nuevo gran negocio de los narcos