El Chuac amplía la frontera del trasplante

Por primera vez en España, el Hospital de A Coruña implanta un hígado tras volar fuera de la comunidad con una máquina para poder preservar los órganos


A CORUÑa / LA VOZ

Un donante mallorquín de 56 años, sin el que nada sería posible, y una nueva vuelta de tuerca en la búsqueda de los siempre escasos órganos han permitido dar una segunda oportunidad de vida a un paciente de 45 años de la provincia de A Coruña y abrir otra vía para incrementar el milagro de la donación. El paciente, que ayer evolucionaba favorablemente en el Chuac, recibió un hígado en una intervención pionera: por primera vez en España, un equipo de trasplantes salió de su comunidad para poder extraer en Palma un órgano a un donante a corazón parado, preservarlo con la utilización de un equipo portátil de reperfusión, traerlo de nuevo al hospital coruñés e implantarlo al enfermo gallego. «Salvamos la barrera de la distancia, ya no tenemos fronteras geográficas», resumió Antón Fernández, director del Chuac

La intervención, que el centro coruñés ha realizado ya en cinco ocasiones este año pero dentro de Galicia (dos en Ourense, dos en Lugo y otra en Vigo), precisó de un ajustado operativo. El dispositivo se inició el jueves día 9, a las cuatro de la tarde, cuando se tuvo conocimiento de que en unas horas podría haber un posible donante en el hospital Son Espases de Palma, y concluyó el viernes 10, a las 8.30 horas, en el centro coruñés con el receptor ya intervenido y tras cruzar España en un avión de cinco plazas en medio de una tormenta eléctrica que demoró 20 minutos el vuelo.

El equipo de trasplantes del Chuac se encontró con una tormenta eléctrica en su viaje a Mallorca El hospital coruñés se convirtió en el primero de España en volar fuera de la comunidad con una máquina de oxigenación para poder realizar un implante de hígado de un donante a corazón parado

El Chuac, que asumió el reto tras ser rechazado por otros centros, desplazó un equipo médico y una de las cuatro máquinas ECMO de las que dispone para llevarlo a cabo. Este sistema, que habitualmente se utiliza para pacientes con insuficiencia cardíaca, se aplicó en este caso para «resucitar los órganos, no al paciente, que ya está muerto y es imposible», explicó Manuel Gómez, responsable del trasplante hepático del hospital coruñés. 

La esposa, en el quirófano

Cuando el equipo coruñés llegó al Son Espases, el enfermo mallorquín, con daño cerebral severo y sostenido con medidas de soporte vital avanzado, fue trasladado de la UCI al quirófano. Previamente la familia había optado por limitar el esfuerzo terapéutico ante la imposibilidad de recuperación.

«La esposa entró en el quirófano, se despidió, se le dejó un momento de intimidad y se desconectó», explicó Fernando Mosteiro, coordinador de trasplantes del Chuac. El hombre falleció antes de la media hora que tardaría el hígado en sufrir daños. Cuando se le paró el corazón y tras los cinco minutos de no tocar que estipula la ley que se ha de esperar, se conectó al ECMO. «Solamente a partir de la certificación de la muerte se puede iniciar el proceso técnico de la donación», subrayó Antón Fernández.

Diseño propio

Esta máquina de oxigenación con membrana extracorpórea permite realizar lo que los especialistas llaman «perfusión normotérmica», explicó Alejandro Montero, enfermero que se encargó de un procedimiento que consiste en extraer la sangre, pasarla por la bomba centrífuga para oxigenarla y devolverla al cuerpo para que los órganos abdominales se recuperen al mantenerse irrigados y a una temperatura de 37 grados durante algo más de hora y media. En este tiempo, además, se realizan controles analíticos que constatan la viabilidad de los órganos. «Diseñamos un dispositivo especial para introducir un catéter dentro de la aorta, clamparla, y disminuir el tiempo de isquemia», indicó. Frente a las extracciones denominadas superrápidas, este método de preservación en donantes en asistolia controlada da como resultado que «son órganos con características muy buenas», ya que no sufren apenas degradación alguna. «Creo que hay que celebrar -dijo- un triunfo más de la donación y de nuestro sistema sanitario».

«Ahora te trasplantas antes que te operas de la vesícula»

Cuando se cumplen 50 años de la definición de la muerte encefálica, situación de la que hasta hace no tanto se derivaban la mayoría de las donaciones, el director asistencial del Chuac insistió en la «importante transformación» que en los últimos cuatro años se ha producido en España con la incorporación de los donantes en asistolia o a corazón parado. «Ha pasado de ser una opción marginal a suponer ya más del 30 % (el 50 % en el Chuac) de las donaciones», dijo antes de recalcar la exigencia de disponer de equipos más cualificados y una importante organización logística para poder llevar a cabo estos trasplantes. Todavía más si, como en el último caso, se aplica el sistema ECMO. No basta con que el centro en el que aparece el donante disponga de un aparato de unos 16 kilos de peso. Es necesario que en ese momento no esté siendo utilizado para otro paciente (generalmente cardiópata) y, además, contar con un equipo cualificado en su manejo para el trasplante.

En España, además del Chuac disponen de un equipo propio Andalucía y Madrid, que hasta ahora limitan su utilización dentro de su propia comunidad.

Las ventajas de la donación a corazón parado y del ECMO las resumió el responsable del injerto hepático, Manuel Gómez: «Estábamos llegando a nuestro máximo posible, con listas de espera largas; con los donantes que teníamos no dábamos más de sí», recalcó. Ahora, no solo se amplía la posibilidad de poder rescatar más órganos, sino hacerlo en mejores condiciones: «Con la extracción directa teníamos hígados buenos, pero no magníficos», resumió antes de atribuir el éxito a «un equipo elástico y muy barato» e indicar que los pacientes en lista a menudo no esperan más de una semana. «Ahora te trasplantas antes que te operas de la vesícula», bromeó.

Fernando Mosteiro, coordinador de trasplantes, puso especial acento en el papel de las familias, que este año han permitido rebajar las negativas a donar del 22 al 5 %, contar hasta ahora con 8 donantes en asistolia y llevar a cabo en el Chuac 151 trasplantes (40 de hígado, 13 de corazón, 79 renales, 18 de pulmón y uno de páncreas). Todos, además, agradecieron el trabajo de tantos profesionales anónimos que se movilizan con cada donación. «Llegamos aquí gracias a la experiencia del piloto, Jacobo, otro no hubiese aterrizado», explicó Alejandro Montero sobre una tormenta que, según la AEMET, descargó 15.000 rayos cuando sobrevolaban Valencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El Chuac amplía la frontera del trasplante