De la aldea a casa de Julio Iglesias

La demanda de productos como la empanada, los grelos o el licor de hierbas se dispara en webs «gourmet» creadas por decenas de gallegos en los últimos cinco años

José Luis Gómez, de La Casa de la Aldea, tiene clientes en Europa y alrededor de 1.500 en España
José Luis Gómez, de La Casa de la Aldea, tiene clientes en Europa y alrededor de 1.500 en España

redacción / la voz

Hace tan solo unos días el experto gastronómico Manuel Gago, charlando sobre la revolución que ha experimentado la cocina en Galicia en la última década, comentaba que aún en los primeros años del siglo XXI el gusto por la gastronomía, y el hecho de entender la alta cocina como una forma de ocio, era visto por muchos como un esnobismo galopante casi indigno para un gallego de pro. «Parecía que fose incompatible coa comida da avoa. Temos moita tendencia a pensar que unhas cociñas exclúen a outras», decía. Nada más lejos de la realidad.

Esa cocina de raíces que ha marcado los paladares gallegos tiene hoy un sitio privilegiado en restaurantes estrella Michelin de la comunidad; igual que los ingredientes del cocido ocupan su lugar en las tiendas gourmet con más solera. Sobre todo en las que campan por Internet desde hace unos tres años, cuando decenas de gallegos vieron un filón en el sabor autóctono y, acompañados de un buen packaging (envoltorio más atractivo), han convertido la mantequilla de leche cruda o la empanada en bienes de lujo que viajan hasta la mansión de Julio Iglesias, en Marbella, o amenizan el cumpleaños de un madrileño en Fráncfort.

Lo confirman Jose, José Luis, Meritxell y Carolina. Estos cuatro empresarios, que no llevan ni un lustro con sus tiendas on-line de alimentos gallegos, aseguran que la gastronomía de la comunidad es la auténtica representante de la marca Galicia una vez se cruza el popular telón de grelos. «En estos productos encuentras salud y sabor, y es precisamente lo que quiere ahora la sociedad, cada vez más concienciada de los hábitos de alimentación nocivos que seguíamos hace unos años», comenta la viguesa Carolina Abalde, cabeza visible de Lembranza Box, una web que envía cajas sorpresa mensualmente con ingredientes ecológicos gallegos. De opinión similar es Jose Vázquez, de lareiragourmet.com. Este arquitecto cree que «como los clientes solo encuentran productos de bajísima calidad en los supermercados tienen que buscar alternativas». Y qué mejor que unos grelos sin aditivos o una conserva de berberechos de Noia. O un cocido, deben pensar muchos, ya que «aunque se trata de un plato muy estacional tiene muchísima demanda: nos lo piden de Andalucía, el País Vasco o Cataluña».  

El éxito del licor de hierbas

Precisamente en Cataluña, concretamente en Barcelona, se les acumulan los pedidos a estos emprendedores. En buena medida, porque restaurantes como Raconet dels bocaditos, sin ningún vínculo con Galicia, riegan sus noches con destilados como el licor de hierbas o el de arroz con leche -los más demandados, puntualizan desde el local-. Se lo permite O Lobo Galego, que con sede en la ciudad Condal, realiza envíos de vinos y productos «para hacer una churrascada perfecta» a cualquier parte de España. Desde este establecimiento, Meritxell, hija de un coruñés, agradece especialmente a los productores gallegos que se estén esforzando en «hacer un márketing tan potente, que contribuye a la venta de estos productos a quienes no los conocen». «Se nota muchísimo que se está cuidando este aspecto y el packaging de las conservas, por ejemplo, mejoró mucho en apenas dos años», apunta Abalde.  

Grelos para Víctor Manuel

Habría que preguntarle a Julio Iglesias -o a su mujer Miranda, encargada en el menester de gestionar los pedidos-, qué piensa del continente, más allá del contenido, que claro está que le gusta, de la mantequilla de leche cruda que de manera habitual recibe en su casa de Marbella gracias a La Casa de la Aldea. Se trata de una tienda especializada que mantiene la filosofía de que la aldea per se, es gourmet porque «crecimos comiendo lo que cultivábamos, lo que elaborábamos, lo que vivíamos». De ahí que tenga más de 1.500 clientes en todo el país -además del cantante de Bamboleo, artistas como Ana Belén y Víctor Manuel- que reciben aceite de oliva de las variedades Brava y Mansa o una empanada de ventresca en 24 horas.

Esta empanada, José Luis Gómez la incluye en un pack que también lleva queso de O Cebreiro y chorizos artesanales, y que justo estos días cabalgaba por Europa destino Frankfurt, donde un madrileño esperaba estos manjares para una celebración con compañeros de trabajo. No era la primera vez que Alberto requería los servicios de José Luis, ni probablemente será la última: «Para un cumpleaños es una opción buenísima, porque el sabor se mantiene, y distinta, porque los alemanes no conocen la empanada y es una manera de explorar alimentos nuevos», explica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

De la aldea a casa de Julio Iglesias