«No me rendí porque tenía ganas de seguir viviendo»

El cirujano Cavadas une con un hueso del peroné a un joven «partido en dos», que ya puede sentarse


redacción / la voz

A Wilmer Arias una bala perdida le atravesó el cuello a los nueve años mientras jugaba con sus primos en Santo Domingo. A duras penas salvó la vida, pero se quedó tetrapléjico desde entonces. No fue lo peor. Una infección masiva en el sacro le provocó la pérdida de toda la parte inferior de la columna vertebral y de la pelvis. A efectos prácticos estaba «partido en dos». A un lado el tronco y al otro los restos de la pelvis, lo que le obligó a permanecer en cama, boca abajo, durante años y con fuertes dolores. Ahora, por fin, a sus 28 años, ya puede sentarse, desplazarse sin sufrimiento en su silla de ruedas. Un paso de gigante que le ha cambiado la vida. Y se lo debe al cirujano valenciano Pedro Cavadas, conocido como el Doctor Milagro, y a su equipo, que en una doble operación pionera le unió la columna vertebral y la pelvis utilizando hueso del peroné y piel de las extremidades inferiores.

«El doctor no se rindió y yo tampoco me rendí, porque tengo ganas de seguir viviendo, de luchar y de hacer grandes cosas. Aquí estoy. Puedo lograr todo lo que hacía antes y muchas cosas más», confesó ayer ante los medios en el hospital Manises de Valencia, donde fue intervenido dentro del programa de responsabilidad social corporativa que el centro lleva a cabo en colaboración con la Fundación Cavadas para prestar ayuda a personas que necesitan actuaciones de gran complejidad quirúrgica. Y esta lo fue. «Los doctores de Guatemala y Estados Unidos -reconoce- decían que mi caso no tenía solución. No imaginaba encontrar a la persona que me salvaría de tanto dolor». Esa persona era Pedro Cavadas. «La de Wilmar es una historia bonita, y por eso la contamos, porque cirugías complejas las hacemos todos los días», explica el cirujano, el primero en realizar un trasplante bilateral de antebrazos y manos y que también reconstruyó, entre otros hitos, el cráneo a un niño y que realizó el primer trasplante de cara en España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«No me rendí porque tenía ganas de seguir viviendo»