«Agora xa non vou ao médico»

El Sergas arranca un proyecto piloto para controlar a distancia las variables clínicas de 250 mayores con patologías crónicas, muchos de ellos incluso viviendo solos

«Agora xa non vou ó médico» El Sergas arranca un proyecto piloto para controlar a distancia las variables clínicas de 250 mayores con patologías crónicas, muchos de ellos incluso viviendo solos

Santiago / La Voz

Norma Susana González Ríos nació hace 85 años en Buenos Aires. Un nombre tan moderno para aquella época tenía que tener una explicación, y ella misma la cuenta, «Norma era unha artista que había alí, e por iso mo puxeron», explica esta bonaerense hija de madre de A Illa y padre de Vilagarcía. «Moito chorei cando tiña trece anos e zarpou o barco», recuerda. Usa indistintamente gallego y castellano y cuando recurre a este último aún puede apreciarse un ligerísimo acento porteño en su voz. La vida la trajo a A Illa de vuelta, en donde se casó. Emigró a Alemania, tuvo cuatro hijos, nietos y bisnietos, muchos de ellos ya prácticamente germanos. Regresó a Galicia con su marido y cuando este murió llegó a Santa Comba, a vivir con un nieto, la mujer de este y su bisnieta de cinco años, «o meu olliño dereito».

Hace cuatro años le diagnosticaron una insuficiencia cardíaca, lo que la fatiga mucho y la obliga a tener muy controlados algunos de sus parámetros clínicos como el peso o la tensión. Felipe Calle, médico del centro de salud de Santa Comba, propuso a la familia hace más de un año implicarse en un programa llamado Telea para controlar algunas de estas variables a distancia con el uso de las nuevas tecnologías, y desde hace dos meses participan en un proyecto piloto a nivel europeo, Activage, con siete países y 49 socios diferentes.

Están encantadas, tanto ella como Ana Danis, su nieta política, que se encarga de cuidarla y medir estas variables. Hablan maravillas de su médico, Felipe Calle, «tiven moita sorte con este home, a primeira vez que fun velo díxome: cando me necesite estou aquí, e así foi. Nese momento dixen, este gústame». Aún así, a Norma Susana no le gusta acudir al centro de salud «nunca tiña ganas de ir, e agora, desde que temos este aparello, xa non vou ao médico».

Ana es la encargada de medirle el peso en días alternos, la tensión una vez a la semana por la mañana y por la tarde, y el sintrom en función de la pauta que marca el médico. Todos los datos van directamente, vía bluetooth, al centro de salud. Si allí detectan que algún parámetro está alterado, la llaman, «convertinme nunha enfermeira improvisada, a verdade é que foi un alivio, é moito máis cómodo para min e para ela, ao estar sempre en contacto co centro de saúde é unha tranquilidade». También una manera de evitar complicaciones. Antes, si alguna de las variables estaba mal, no se daban cuenta hasta que aparecían los síntomas. «É unha forma de previr recaídas e evitar visitas ao médico e ao hospital», añade Ana.  

¿Y alguna vez ha dado ya señal de alarma el nuevo sistema? En el caso de Norma lo más importante es controlar su peso, «porque ao estar mal do corazón é importante que non reteña líquidos», explica su nieta política, y uno de los días de las mediciones le avisaron para que modificase un poco la medicación ya que se había apreciado un aumento.

La insuficiencia cardíaca y una primavera espantosa han hecho que Norma Susana salga poco de casa. «Estou aburrida, a ver se vén o sol», lamenta. Y es que se fatiga cuando sale, por lo que las veces que lo hace utilizan el coche, «cando camiño moito, aí si canso de verdade». «O problema é que con este tempo un nada que pille de frío xa se resinte», añade Ana. En casa charlan, «roñan», ven la televisión, se divierten con la pequeña... Hay buena sintonía entre ellas: «pobre dela que non se porte», bromea Norma. Las dos admiten que el programa de seguimiento ha incrementado no solo su calidad de vida sino el control de la enfermedad. Y es que las nuevas tecnologías, en el buen camino, son un aliado para jóvenes y mayores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Tags
Comentarios

«Agora xa non vou ao médico»