«Tivemos que dar tantas voltas que se che quitan as ganas de facer a festa»

La interpretación que cada concello hace de la ley que entra en vigor el día 2 trae de cabeza a las comisiones

.

redacción / la voz

Lleva varios años organizando, junto con otros compañeros, las fiestas en la parroquia de Portomouro, en el concello coruñés de Val do Dubra. Pero nunca hasta este año Iván había tenido que dar tantas vueltas para que los vecinos de esta parroquia de poco menos de 400 habitantes pudieran honrar por todo lo alto a su patrón, San Cristóbal, el último fin de semana de julio. «Debín de ir unhas seis ou sete veces ao concello. Tivemos que encargar un proxecto a un enxeñeiro cun plan de evacuación, saídas de emerxencia... Gastamos 300 euros porque nos fixeron prezo. Pero dígoche a verdade, tivemos que facer tanto trámite que se nos quitan as ganas de facer a festa», explica. Lo que le ha ocurrido a esta comisión no es un caso aislado. La entrada en vigor, el 2 de julio, de la nueva Lei de Espectáculos de Galicia ha generado una disparidad de criterios entre ayuntamientos en donde, a falta de que quede aprobado el reglamento que la desarrolla, parece que cada secretario municipal hace una interpretación diferente de la misma. De ahí que algunos sean más laxos que otros a la hora de reclamar documentación a los organizadores de estos eventos o en el momento de marcar el horario en el que la orquesta toque «la última».

AGO y Artegal tienden la mano a los organizadores para ayudarles con la tramitación Mientras desde la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) reconocen la diferencia de criterios que está habiendo, desde la Asociación Galega de Orquestas (AGO) y la Asociación de Representantes Artísticos de Galicia (Artegal) ofrecen su mano a todos los organizadores para prestarles ayuda a la hora de formalizar los trámites para que la verbena llegue a buen puerto. El problema, argumentan desde el primero de estos colectivos, es cuando el evento se contrata «a empresas o promotores no adecuados porque en el sector hay mucho intruso».

¿Cuál va a ser el papel de los concellos a partir del mes que viene? El doctor en Derecho y secretario del concello de Neda, quien el pasado febrero participó en unas jornadas organizadas por la Universidade de A Coruña sobre el nuevo marco legal que afecta a las verbenas, Alejandro Antelo, apunta que hay que distinguir entre los que puede ser un proyecto para la instalación de un palco desmontable de lo que es un plan de seguridad o evacuación. «A partir del día 2 la nueva norma -explica- otorga al concello un margen para valorar el potencial riesgo que pueda suponer un evento. De ahí que haya diferencias de uno a otro. También es la administración local la que tiene que valorar en cada momento, dentro de su término municipal, ante qué tipo de fiesta estamos».

En este sentido, reconoce que garantizar la seguridad es el gran caballo de batalla. Y ¿quién tiene entonces que encargarse de elaborar esos planes de evacuación o seguridad?. Antelo explica que ha de ser el promotor de la fiesta, salvo en aquellos casos en que el ayuntamiento es el organizador.

En ese caso último caso el ente municipal tendrá que hacer el proyecto con sus técnicos o bien externalizarlo a una consultora. Las comisiones de fiestas pueden hacerlo ellas mismas o pedir la colaboración de colectivos como AGO o Artegal, que como han manifestado, están totalmente dispuestas a ayudarles. Desde el primero de estos colectivos apuntaron en su día que serán ellas «las que deban presentar toda la documentación necesaria para poder llevar a cabo la celebración al ayuntamiento, algo que hasta ahora tenían que hacer las comisiones».

La norma habla también de que han de aportar un plan de autoprotección y un proyecto técnico en aquellos casos donde pueda preverse un peligro. En caso de instalar una carpa, cuando hay más de 2.500 personas. En espacios abiertos cuando hay más de 20.000. Pero queda a criterio de cada concello valorar cualquier otro evento en el que pudiera haber un riesgo. Han de ver, por ejemplo, que pueda entrar una ambulancia en caso de accidente.

A ver qué pasa

En este contexto, desde la Asociación Galega de orquestas (AGO) llaman a la calma y a la colaboración mutua. Recuerdan que hasta que no entre en vigor la nueva norma no van a conocerse las casuísticas que pueden presentarse y no dudarán en actuar en aquellos casos en los que algún concello pueda pedir una formalidad que no recoge la ley. Su objetivo es proteger la seguridad y las verbenas, un patrimonio cultural de Galicia.

Votación
2 votos
Comentarios

«Tivemos que dar tantas voltas que se che quitan as ganas de facer a festa»