La NASA encuentra muestras de posibles indicios de vida en Marte

r. r. garcía REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

El robot Curiosity halla moléculas orgánicas en rocas de 3.000 millones de años

08 jun 2018 . Actualizado a las 13:48 h.

El robot Curiosity de la NASA ha encontrado nuevas evidencias preservadas en rocas sedimentarias de hace 3.000 millones de años que sugieren la existencia de vida en el pasado de Marte. No es el único hallazgo presentado ayer en la revista científica Science, sino que también se da cuenta de la existencia en la atmósfera del planeta rojo de un ciclo estacional de metano, un gas ligado también a procesos biológicos que, en este caso, podría indicar que la vida en forma de microorganismos podría ser posible a día de hoy. Pero es tan solo una posibilidad que deberá ser confirmada por nuevas misiones en las que la clave será diferenciar si se trata de restos de origen biológico o geológico.

Los investigadores, de hecho, no pueden decir cómo se formó este material orgánico y dejan la puerta abierta a las grandes preguntas: ¿Son el remanente de organismos vivos del pasado? o, por el contrario, ¿son el producto de reacciones químicas con rocas? O, incluso puede que fueran traídos a Marte por el impacto de cometas. Todas las hipótesis siguen abiertas. «Lo que nos sugieren estos nuevos hallazgos es que debemos seguir buscando pruebas de vida», explica Thomas Zurbuchen, de la NASA. «Confío -añade- en que nuestras misiones actuales y futuras nos ayuden a desbloquear descubrimientos aún más impresionantes en el planeta rojo». La propia agencia espacial asegura en un comunicado que lo que ahora se ha hallado no significa una «evidencia en sí misma de vida».

El descubrimiento es, en cualquier caso, la evidencia más convincente hasta el momento de que mucho antes de que Marte se convirtiera en el mundo inhóspito y estéril que parece hoy en día estaba compuesto por masas de agua que reunían potencialmente condiciones para la vida. Los datos del Curiosity revelan que hace miles de millones de años existía un lago dentro del cráter Gale que contenía todos los ingredientes básicos para la existencia, incluidos los componentes químicos y las fuentes de energía.