La UE pone un techo de 19 céntimos el minuto a las llamadas entre países

Cristina Porteiro
cristina porteiro BRUSELAS / CORRESPONSAL

SOCIEDAD

EDUARDO PEREZ

Las operadoras creen que la medida es injusta y que no ofrece beneficios al consumidor

07 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La UE emprendió ayer la segunda gran acometida contra los abusos de los operadores de telefonía. Tras el fin del roaming, las instituciones europeas dieron luz verde a la imposición de un techo para los precios de las llamadas intracomunitarias. Ningún operador podrá cobrar a sus clientes más de 19 céntimos el minuto por llamada ni más de 6 céntimos por un mensaje.

Habrá que esperar hasta el 15 de mayo del 2019 para ver cómo las facturas adelgazan. Hasta esa fecha, las operadoras seguirán aplicando las tarifas actuales, que oscilan entre 0.60 y los 2 euros el minuto. Unos precios desproporcionados si se comparan con las tarifas nacionales. La Organización Europea de Consumidores (BEUC) cree que suponen una «discriminación injustificada». La directora general de la plataforma, Monique Goyens, celebró ayer el acuerdo: «Los consumidores ya no tendrán que preocuparse de los costes excesivos cuando llamen de un país de la UE a otro». Una de las máximas defensoras de este reglamento, la eurodiputada Dita Charanzová, manifestó ayer su deseo de eliminar por completo las trabas que todavía persisten en el mercado de las telecomunicaciones: «Queremos una UE donde los códigos (de llamada) sean obsoletos, donde podamos llamar o escribir a cualquiera en Europa sin pensar en cuánto nos costará». El comisario de Mercado Único Digital, Andrus Ansip, se mostró entusiasmado por lograr sacar adelante la reforma: «Este acuerdo es esencial para cubrir las crecientes necesidades de conectividad de los ciudadanos europeos», sostuvo.

Disparidad de precios

La decisión de la UE pretende poner fin a las fragmentaciones del mercado interior. No se puede respaldar la libertad de circulación de bienes, capitales y personas sin eliminar las fronteras a ciertos servicios como la telefonía. Dentro del propio mercado comunitario, las tarifas oscilan entre los 0,65-1,50 euros el minuto de Bélgica o los 0,29-1,99 euros el minuto de Alemania a los 0,18-0,60 euros el minuto de España y los 0,07-0,10 euros el minuto de Finlandia. Según los cálculos de BEUC, los operadores alcanzan de media un 1.000 % de margen de beneficio solo con los mensajes intracomunitarios. Para las llamadas ese porcentaje se dispara hasta el 5.000 %. «Los precios son tan prohibitivos que la demanda es baja y los proveedores de servicios no compiten ofreciendo llamadas internacionales baratas», denuncia BEUC.