La UE estudia blindar la homeopatía frente a las legislaciones nacionales

Cristina Porteiro / E. Á. BRUSELAS, SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Bruselas insiste en preservar la etiqueta de «medicamentos» para estos productos y quiere garantizar su circulación en Europa

23 may 2018 . Actualizado a las 13:16 h.

El Ministerio de Sanidad acaba de regular en una orden los productos homeopáticos, amparándolos bajo el mismo paraguas que a los medicamentos. Ante la indignación de los colegios médicos e incluso las quejas de los responsables sanitarios de las comunidades, el Gobierno asegura que se trata de una imposición de la UE. Y aunque las autoridades europeas admiten la soberanía de los países miembros para legislar, lo cierto es que el peso de la homeopatía en algunos países, sobre todo Francia y Alemania, hace complicado poner obstáculos a estos productos.

«Productos medicinales homeopáticos» es la etiqueta que emplea la UE para catalogar a esta clase de artículos cuya eficacia terapéutica no se ha podido constatar científicamente. A pesar de su naturaleza aparentemente inocua e inútil, la legislación comunitaria incluye salvaguardas para garantizar su libre circulación y comercialización en la UE con el término «medicamento», un vocablo que puede llevar a engaño al consumidor. El único requisito que se les exige a quienes comercializan estas soluciones es demostrar que hay un grado adecuado de dilución de los componentes para garantizar la seguridad del producto. No importa que su eficacia no esté demostrada. Es suficiente con que no resulte perjudicial.

El problema llega cuando los países quieren atar en corto a sus promotores y regular su comercialización. Enseguida se topan con muros legislativos. La portavoz del comisario europeo de Salud, Anca Paduraru, asegura que «en algunos estados miembros la medicina homeopática está oficialmente reconocida, en otros solo se tolera». La decisión depende de cada gobierno, pero fuentes de la Comisión Europea insisten en que no se pueden poner obstáculos a la comercialización de «medicinas homeopáticas» dentro del mercado interior. Es más, la UE sopesa analizar las maniobras o legislaciones de ciertos países en torno a esta seudociencia por obstruir su tráfico. ¿Y qué margen de maniobra tiene un país para dificultar su venta? El Gobierno español aseguró estar atado de pies y manos a la hora de prohibir su comercialización, incluso para retirar a estos productos la etiqueta de «medicamento». ¿Puede España hacerlo de forma unilateral? Bruselas tiene sus dudas. «Si un país trata de hacerlo nuestros juristas analizarán y responderán a la cuestión [...]. No nos corresponde a nosotros decir lo que España puede o no puede hacer en este punto. Cuando sus intenciones se conviertan en legislación, veremos», aseguran fuentes de la institución. Eso sí, recalcan una y otra vez que «a nivel de la UE, la legislación se refiere a productos medicinales homeopáticos». No hay vuelta de hoja.