«Ante una violación, relajad la pelvis»

El caso de Luciano Méndez no es un hecho aislado. A lo largo de la historia se han registrado muchos comentarios sexistas y racistas por parte de profesores

.

redacción / la voz

Ojalá el caso de Luciano Méndez fuera un hecho aislado en el universo, pero no es así. La historia, y la actualidad también, están repletas de casos de profesores que han confirmado con sus palabras no estar a la altura de la plaza que ostentan. Todavía resuenan las declaraciones de aquel premio Nobel de Medicina, Tim Hunt, que tuvo que renunciar a esta distinción por unos comentarios sexistas en los que aseguraba: «Déjenme que les cuente mis problemas con las chicas; pasan tres cosas cuando están en el laboratorio. Puedes enamorarte de ellas, ellas se enamoran de ti y cuando las criticas, se ponen a llorar».

El último en emular esta «hazaña» fue un docente de la facultad de Odontología de Tucumán, en Argentina, que se despachó a gusto en clase al decir que las mujeres «no pueden estudiar porque no razonan», añadió que «tienen cuatro neuronas, una para cada hornalla (fuego de la cocina)» y que son «un ente como un lavarropa».

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina ha recogido y publicado en las redes algunas de las frases que han escuchado de sus profesores. «Ante una violación, relajad la pelvis, ya que estáis disfrutando» o «las mujeres son genéticamente inferiores por tener más predisposición a la enfermedad» son solo dos de ellas.

En Galicia, en concreto en Redondela, todavía recuerdan a aquel profesor que, además de ponerles a cuatro patas en medio del aula como castigo, les llamaba «gordos y mongoles» y le dijo a una alumna: «Con el cuerpo que tienes no vas a poder trabajar». Y en Lugo no olvidan a aquel otro que aseguraba: «Cada vez que se enciende y apaga esta luz muere un negro en África», mientras apagaba y encendía sin parar el interruptor.

El profesor que denigró a la víctima de La Manada insta a la USC a expulsarlo porque no callará

.

«Solo confío en que si tiene alguna repercusión mediática, como se me hace creer, que mi expulsión valga para algo» sostiene Luciano Méndez en un nuevo vídeo

El profesor de la Universidade de Santiago (USC) Luciano Méndez Naya, que afirmó que la víctima de La Manada «disfrutó», ha instado a la institución académica a que lo expulse porque no se va «a callar» y espera que su cese «valga para algo».

El profesor ha publicado hoy un nuevo vídeo en su muro abierto de Facebook en el que considera «seria y preocupante» la «actitud de la Universidad», tras constatar que le envió «un correo» en el que dice que le abre un expediente informativo, del que él mismo ha filtrado su respuesta.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

«Ante una violación, relajad la pelvis»