El profesor que denigró a la víctima de La Manada insta a la USC a expulsarlo porque no callará

«Solo confío en que si tiene alguna repercusión mediática, como se me hace creer, que mi expulsión valga para algo» sostiene Luciano Méndez en un nuevo vídeo

.

El profesor de la Universidade de Santiago (USC) Luciano Méndez Naya, que afirmó que la víctima de La Manada «disfrutó», ha instado a la institución académica a que lo expulse porque no se va «a callar» y espera que su cese «valga para algo».

El profesor ha publicado hoy un nuevo vídeo en su muro abierto de Facebook en el que considera «seria y preocupante» la «actitud de la Universidad», tras constatar que le envió «un correo» en el que dice que le abre un expediente informativo, del que él mismo ha filtrado su respuesta.

«No me voy a prestar a tonterías, no me voy a prestar a nuevos expedientes para que me anden mareando y después no sé qué. Entonces, que preparen un expediente de expulsión de la Universidad. Solo confío en que si tiene alguna repercusión mediática, como se me hace creer, que mi expulsión valga para algo», ha comentado.

«Que se me expulse de la Universidad -continúa- porque callar no voy a callar. Si lo que se pretende es que calle la boca porque se me amenaza con expulsarme de la Universidad, entonces me conocéis muy poco», ha agregado.

Le gustaría que «este hecho, esta injusticia manifiesta, por lo menos tuviera alguna repercusión, aunque no fuera más que en las mentalidades de las personas», ha abundado. En ese sentido, ha defendido que cuando firmó «el contrato de funcionario», nadie le dijo «que estaban secuestrando» su «pensamiento» y su «libertad de opinar». «Es preocupante que la Universidad, la gente que toma estas decisiones en la Universidad, haga cosas de este calibre», ha añadido.

Considera que la Universidad «a lo mejor» no es su sitio porque sostiene que él no es «gente de esa calaña» y le preocupa «relativamente» la posibilidad de que lo expulsen, pues no le «asusta un cambio» en su vida.

Compara la USC con la política y dice que en ella todos cobran «un sueldo considerable», pero «trabajar, muy poco». 

Se defiende como un «luchador contra la injusticia, en cualquier campo» que se le presente y no es «machista en absoluto», por lo que ve «triste que alguien lo piense»: «No sé si a estas alturas lo piensa alguien o es puro espectáculo», ha proseguido.

«A ver si este es el último vídeo, que no tengo mucha más ganas de seguir con esta historia», ha concluido tras denunciar otras presiones de carácter íntimo y personal.

El profesor publicó el pasado 7 de mayo un vídeo en su muro abierto de Facebook en el que afirma que la víctima de La Manada, a la que se refiere como «la tipa», sabía a lo que iba, que «disfrutó» y que la Audiencia Provincial de Navarra debería haberla condenado por haber denunciado «tonterías» de «feminismo radical».

Después de tres jornadas de críticas, antes de conocer que la USC estudiaba qué acciones tomar contra él, publicó un nuevo vídeo en el que se muestra «dispuesto a defender» sus posturas «ante quien haga falta» y acusa a la «manada social» de «crucificar a un tipo que disiente de la opinión mayoritaria».

La semana pasada, en otro vídeo, declaró que hay más de «un noventa y muchos por ciento» de probabilidades de que los hechos hayan sido como él cree que ocurrieron y ha cuestionado la posibilidad de que la USC adopte medidas contra él porque son sus «opiniones personales» a las que cree que llegaría «cualquier persona racional».

Este profesor, docente de Económicas, ya fue expedientado en el 2016 por decir que el escote de una alumna lo ponía nervioso

Los universitarios protestarán hasta que inhabiliten a Luciano Méndez

Tamara Montero
Decenas de alumnas piden «contundencia» ante el Rectorado de la USC Decenas de alumnas piden «contundencia» ante el Rectorado de la USC por el caso del profesor Luciano Méndez Naya

La USC reforzó este lunes la seguridad en la facultad en la que ejerce el profesor

Pasaba del mediodía cuando a las puertas del rectorado de la USC empezaron a levantarse los brazos. Llevaban folios con la foto del profesor Luciano Méndez Naya. Y con algunas de las frases con las que, en un vídeo publicado en las redes sociales, denigraba durante doce minutos a la víctima de la Manada y que le ha valido la apertura de un expediente por parte de la Universidade de Santiago. Eran alrededor de un centenar. Unos doscientos brazos en alto que exigían la inhabilitación del docente, que este lunes se incorporó a clase. Un día normal, salvo por una excepción. La institución reforzó la seguridad en la facultad «para garantir a seguridade de todas e todos».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

El profesor que denigró a la víctima de La Manada insta a la USC a expulsarlo porque no callará