Vuelve la pirotecnia a Eurovisión tras el efecto Sobral

Amaia y Alfred ensayarán hoy, por segunda vez, sobre el escenario del Altice Arena


redacción / la voz

En el 2016, Måns Zelmerlöw y Petra Mede fueron los encargados de presentar el festival de Eurovisión. Los anfitriones sorprendieron a los telespectadores con una parodia durante las votaciones en la que mencionaban los elementos escénicos que caracterizan a las canciones eurovisivas. Un piano ardiendo, un cambio de vestuario inesperado o un violinista fueron algunas de las referencias de la canción que titularon Love Love Peace Peace (Amor amor paz paz). Esta parodia, que tenía mucho de exagerado, ha demostrado que también tenía mucho de real. Y esta edición será prueba de ello.

La victoria de Salvador Sobral parecía haber dado un giro de 180 grados a la dinámica del festival pero, aunque este año algunas canciones presentan el tono intimista de la balada lusa, los fuegos artificiales volverán a las pantallas de toda Europa.

A lo largo de la última semana, los 43 países que participarán en la 63.ª edición del festival de Eurovisión pisaron el escenario del Altice Arena para realizar los primeros ensayos. En ellos se han visto muchos de los elementos que hace dos años mencionaban en la canción sueca. El fuego no puede faltar en las puestas en escena y así lo han mostrado países como Ucrania o Chipre.

Eleni Foureira, la representante chipriota, no ha parado de subir en las casas de apuestas desde su primera prueba en el estadio luso. La cantante le disputa ahora el título de favorita a la israelí Netta, que era líder con ventaja en las casas de apuestas con su canción Toy. Esta diferencia sobre sus contrincantes se vio recortada en los últimos días después de que mostrara una puesta en escena un tanto extravagante con dos paneles repletos de gatos de la fortuna a sus espaldas.

Pero la israelí no es la única escenificación que ha llamado la atención en la primera semana de ensayos. San Marino, que utiliza pequeños robots o Rusia, que presenta a su representante sobre un volcán, han sido también objeto de comentarios varios, no siempre positivos.

Problemas en los ensayos

La delegación española experimentó en su primera toma de contacto algunos fallos técnicos, dejando con un sabor amargo a los fans y a la prensa internacional. Su puesta en escena, que busca un toque íntimo, cuenta con varios elementos que no se vieron reflejados correctamente en el primer ensayo. Los encargados de la escenografía ya están retocando algunos aspectos para la prueba de hoy como la iluminación y la pirotecnia, con la que pretendían crear el efecto de dos estrellas fugaces y que finalmente tendrán que sustituir por una alternativa.

Alfred y Amaia no son los únicos que aparecerán en el Altice Arena con una puesta en escena distinta a la planeada. El checo Mikolas Josef tuvo que ser hospitalizado tras su primer ensayo en Lisboa debido a un dolor en la espalda. A pesar de que durante el primer día no pudiera caminar, ya ha sido dado de alta y actuará el próximo martes en su semifinal aunque con cambios en su coreografía.

Las puestas en escena más sorprendentes

Netta (Israel)

La extravagancia de sus ensayos hace que se cuestione que sea la gran favorita, aunque las casas de apuestas la mantienen en cabeza.

Yulia Samoylova (Rusia)

Una de las puestas en escena más comentadas. La cantante rusa aparecerá sobre un volcán en el escenario del Altice Arena.

Mikolas Josef (República Checa)

El cantante, que tuvo que ser hospitalizado tras su primer ensayo, utilizará su inseparable mochila durante la actuación.

Eleni Foureira (Chipre)

Los fuegos artificiales y el baile (ojo al vaivén de su melena) marcan la explosiva actuación de la chipriota, una de las favoritas.

Dos semifinales servirán como selección de 20 de los 26 finalistas del próximo sábado

No todos los participantes en Eurovisión podrán luchar por el micrófono de cristal en la final del sábado 12. Solo seis de los 43 candidatos tienen, a una semana de la gran cita, el pase garantizado. España, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido conforman el Big 5, es decir, el grupo de países que más aporta a la Unión Europea de Radiodifusión y que, por ese motivo, tienen un hueco siempre en la final. A ellos se les une cada año el país ganador del certamen anterior, esta edición Portugal, que también tiene una plaza reservada. El resto de participantes tendrán que pasar un peaje previo antes de postularse como aspirante real al trofeo eurovisivo.

En un sorteo que se realiza meses antes del festival, se reparten los integrantes de cada una de las dos semifinales. El orden de actuación, sin embargo, se asigna a discreción de la televisión organizadora. A su vez, se reparten los países que tienen pase directo para que puedan votar en una de las citas. Este año, España votará junto con Portugal y Reino Unido en la primera (martes 8, 21.00 horas, La2), que contará con muchos de los pesos pesados de la edición como Israel, Estonia, República Checa o Chipre. Italia, Alemania y Francia votarán en la segunda (jueves 10, 21.00 horas, La2), en la que se juegan el pase países como Rusia o Australia, que vuelve a participar por cuarto año.

Tanto en las fases previas como en la gran final del sábado, el voto estará dividido en dos partes al 50 %: el voto del público que se realiza en directo el día de la emisión y el jurado profesional, compuesto por cinco miembros en cada país. En este caso la puntuación se otorga el día antes de cada retransmisión basándose en uno de los ensayos de vestuario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Vuelve la pirotecnia a Eurovisión tras el efecto Sobral