«¡Es violación, no es abuso!», el grito de indignación en la calle tras conocerse la sentencia de La Manada

Efe PAMPLONA

SOCIEDAD

Decenas de personas protestan antes las puertas de la Audiencia de Navarra en Pamplona tras conocerse el fallo: «¡Esta justicia es una mierda!»

26 abr 2018 . Actualizado a las 19:35 h.

Al grito de «es violación, no es abuso» ha sido recibida en Pamplona, en las puertas de la Audiencia de Navarra, el fallo que condena a penas de nueve años de prisión a cada uno de los cinco de los miembros de La Manada por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento de una chica en los sanfermines de 2016.

Varios centenares de personas, muchas de ellas exhibiendo manos rojas, símbolo contra las agresiones sexistas, permanecen concentradas ante las puertas del Palacio de Justicia, donde han expresado de esta forma su disconformidad con el fallo y han repetido la consigna de «yo si te creo».

La concentración, convocada por los colectivos feministas Andrea, Lunes Lilas y Gafas Moradas, tiene como lema «¡No es no! ¡Justicia!».

En Galicia se están convocando concentraciones para esta tarde delante de Audiencias Provinciales y en diversas plazas públicas. En Pontevedra a las 20.00 horas bajo el lema «Non é non. O demais é violación». En A Coruña habrá una manifestación a las 20.00 horas frente al Obelisco, mientras que en Santiago será a la misma hora en la Praza 8 de marzo. En Lugo y en As Pontes se espera una protesta frente al Concello a las 20.30 horas y en Bertamiráns en la Praza da Mahía a las 19.30. En Ferrol la cita es frente a los juzgados a las 20.15 y en Vigo a las 20.30 en el Marco. La Castañeira será testigo de la manifestación en Ourense, junto a la subdelegación de Gobierno, a las 20.00 horas.

Las mujeres juristas lamentan la sentencia

La asociación Mujeres juristas ha lamentado hoy la sentencia que condena a La Manada por un delito de abuso sexual y no por agresión sexual, al considerar que supone un refuerzo del «imaginario colectivo» en el que la víctima de una violación debe elegir entre confrontar o ceder «como mal menor».

La sentencia rebaja el delito penal solicitado al descartar el empleo por parte de los acusados de «violencia o intimidación que integran el concepto normativo de agresión», y sí ver el subtipo agravado en el delito de abuso sexual.

En un comunicado, la asociación de mujeres juristas ha advertido de que la sentencia supone un «grave precedente» para la libertad sexual de las mujeres, «desdibuja» la construcción del consentimiento y «refuerza» la idea de que este se puede dar bajo circunstancias de presión.

«Se trata de un refuerzo del imaginario colectivo que hace que la víctima tenga que escoger entre la confrontación o bien, 'ceder' como mal menor», indica la nota.