Los padres de Alfie Evans pierden la apelación y no podrán llevarlo a Italia

Los jueces británicos consideran que las medidas para mantenerlo con vida son inútiles porque el cerebro del niño está prácticamente destruido por la enfermedad

.

Londres

Los padres del pequeño británico de casi dos años Alfie Evans, que sufre una enfermedad neurológica degenerativa no diagnosticada, sufrieron este miércoles una nueva derrota en la Justicia, que rechazó su apelación para llevarlo a Italia a recibir tratamiento, informaron medios locales.

La Corte de Apelaciones de Londres rechazó los recursos presentados por los padres del niño de 23 meses para revocar una decisión judicial previa que les impidió trasladar a su hijo.

La pareja había presentado varios recursos legales contra los médicos del hospital infantil Alder Hey de Liverpool y los jueces que respaldaron la decisión de la institución de no permitir que el niño salga del país para ser atendido.

El hospital le retiró el lunes el soporte vital a Alfie. Los abogados de la familia aseguraron ante la corte de apelaciones que el niño «luchaba» por su vida desde entonces y por eso habría sido mejor atendido en Italia.

El padre del niño, Thomas Evans, de 21 años, dijo que la condición de su hijo se «estabilizó» tras una recaída este miércoles. «El guerrero vuelve a atacar. Está de vuelta. Solo tuvo una pequeña recaída, se puso pálido (...) pero está de vuelta», dijo en un video publicado en Facebook.

Paul Diamond, un abogado del Centro Legal Cristiano que representa a la familia, dijo a los jueces que hubo un «cambio significativo de las circunstancias» porque Alfie continuó respirando después de de que se le quitara el soporte vital, según la BBC.

Los jueces británicos consideran que las medidas para mantenerlo con vida son inútiles porque el cerebro del niño está prácticamente destruido por la enfermedad. Los médicos de Alfie tildaron de inhumana la prolongación de su sufrimiento.

La Corte Suprema británica rechazó el viernes pasado las demandas de los padres del niño. El lunes, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ratificó la sentencia de la Justicia británica.

El matrimonio quería trasladar a su hijo al hospital del Vaticano Bambino Gesù en Roma, para lo que contaban con el apoyo de la Santa Sede y del Gobierno italiano.

Según el abogado Diamond, una ambulancia aérea militar se encontraba a la espera para llevar al niño a Roma «a pedido del papa». Francisco había apoyado a los padres después de reunirse la semana pasada con Thomas Evans en el Vaticano.

El Ministerio de Exteriores italiano indicó el lunes que le otorgó la ciudadanía al niño con la esperanza de que esto permitiera que fuera trasladado a Italia.

«Estamos a punto de apelar. Queremos ir a Italia. Todo el mundo está preparado, Alfie está preparado», había dicho este miércoles el padre a los periodistas.

«Incluso si no conseguimos llegar a Italia, el juez nos ofrece la posibilidad de llevarlo a casa y si podemos hacerlo entonces se podrá hacer en las próximas horas», agregó.

El juez dictaminó la noche del martes que el bebé de 23 meses podía volver a casa, siempre que acordaran un plan de cuidado con los doctores del hospital infantil Alder Hey de Liverpool.

Pero el hospital indicó al juez que la hostilidad hacia el personal médico hacía imposible que se trasladase al niño inmediatamente, señalaron medios británicos.

Unas 200.000 personas firmaron una petición online en la que instaban a los médicos a que permitieran que Alfie fuera llevado a otro hospital. Muchos se congregaron esta semana frente al hospital, donde se apostó la policía luego de que varias personas intentaran ingresar a la fuerza.

Alfie Evans, el bebé que mantiene en vilo al Reino Unido

Efe

Los padres del pequeño han librado una batalla contra los médicos que recomendaban desconectar al menor de las máquinas que le mantenían con vida. Finalmente ha sido desenchufado anoche

El bebé británico Alfie Evans, que sufre una enfermedad cerebral degenerativa sin cura, fue desenchufado de las máquinas que le mantenían con vida anoche y respira por sus propios medios desde entonces, informó hoy su padre, Tom Evans.

«Alfie lleva respirando nueve horas y no está sufriendo», anunció hoy su progenitor a los periodistas congregados a las puertas del hospital Alder Hey Children's de Liverpool (Inglaterra) donde el niño, de 23 meses, permanece ingresado desde diciembre de 2016 en estado semivegetativo.

Los padres de la criatura, Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, han librado una batalla judicial para conseguir permiso para trasladar a su hijo a un hospital en Roma para continuar con su tratamiento, después de que los médicos británicos recomendaran desconectar al menor de las máquinas que le mantenían con vida por encontrarse en un estado «irreversible».

Seguir leyendo

Votación
14 votos
Comentarios

Los padres de Alfie Evans pierden la apelación y no podrán llevarlo a Italia