La cocina gallega critica a TripAdvisor

Los chefs señalan que la aplicación debería evitar el anonimato y comprobar la veracidad


REDACCIÓN / LA VOZ

Ellos normalmente son los criticados. Pero ahora dan su visión de la aplicación que se ha convertido en una guía culinaria universal. El incidente ocurrido con el Miyagi Sushi & Cocktail Bar de Nigrán, donde el propietario logró que se retirase una crítica negativa hecha por una usuaria que no había estado allí, pone sobre la mesa una vez más los agujeros de TripAdvisor. «Es una coña marinera y una porquería de aplicación», señala tajante el coruñés Pablo Gallego. «Puedes escribir lo que quieras sin acreditar que has estado allí y sin responsabilizarte de nada. Si tuviera 20 años a lo mejor me adaptaba, pero con 54 no trago. Si Dios quiere, esto terminará desapareciendo».

Uno de los aspectos en los que se centran las críticas respecto a TripAdvisor es el anonimato. «La gente se esconde en el anonimato y a veces paga su frustración con el del bar», expone Daniel López, de O Camiño do Inglés, en Ferrol. «En otras aplicaciones se sabe quién es el que escribe. Aquí no, y por eso no tiene credibilidad. Podría ser muy útil, lo que ocurre es que es fácilmente manipulable». Pone un ejemplo para demostrarlo: «Hay empresas que te ofrecen hacer críticas positivas en TripAdvisor».

El otro punto débil se encuentra, según los cocineros, en el hecho de que el comentarista no tenga ni siquiera que acreditar si estuvo en el local. «Debería exigirse la factura para poder escribir algo, no solo para dar fe de que se ha estado allí, sino para demostrar que se ha comido de lo que se opina», dice Pepe Solla, de Casa Solla, en Poio. No obstante, considera que algo tan instaurado está ahí para quedarse: «Tenemos que entenderlo sin más. Es parte del juego. Si a alguien no le gusta lo que haces tienes que aceptarlo. No oí a nadie quejarse de que lo hayan puesto exageradamente bien».

En A Coruña Luis Veira, del restaurante Árbore da Veira considera que el poder dar una visión sin nombre es injusto: «Todas las opiniones son respetables, pero deberían ir firmadas y cubriendo una ficha de fecha de visita al restaurante, número de comensales, foto del tique y, después, la opinión. Aunque sea para ponerte a caer de un burro. Las personas que estamos en un negocio de cara al público agradecemos las opiniones que ayudan a mejorar».

Algunos cocineros contestan a las notas negativas que se recogen en sus muro. «Yo creo que hay que contestar porque a veces se escriben medias verdades o cosas que son falsas», sostiene Pepe Vieira, del restaurante con su mismo nombre. «Es bueno poner tu visión -añade-, no tanto por quien escribe la crítica, sino por las personas que luego las puedan leer». Además, señala que existen filtros en TripAdvisor para evitar excesos: «El otro día nos apareció una crítica en la que hablaban de un Bloody Mary, que es algo que no servimos. El usuario se había equivocado de local y la retiraron», se ríe.

Pablo Gallego también contesta las críticas. O contestaba. «En la última ya me despedí porque esto es una ciudad sin ley donde ni siquiera tienes que poner una foto o un tique de haber estado allí. Hay quien ve tres veces Master Chef y se cree cocinero. Yo contesto con humildad, pero defendiendo mi trabajo. Si ya lo hacía con los críticos profesionales, cómo no lo voy a hacer ahora».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

La cocina gallega critica a TripAdvisor