Nace «Elemental», una revista de pasatiempos para entrenar la mente

rafa bautista REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

«Elemental». Ese es el nombre de la nueva revista de pasatiempos que La Voz ofrecerá gratuitamente en Galicia a sus lectores cada domingo con el periódico. Son 24 páginas en las que cada uno de los miembros de la familia deberá ejercer de Sherlock para resolver los juegos que plantea. El primer número estará en el quiosco el próximo 15 de abril

07 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Un intenso entrenamiento para la mente y un indiscutible entretenimiento para toda la familia. La frase define la filosofía de la nueva revista de pasatiempos en castellano y gallego que ofrecerá La Voz a sus lectores todos los domingos. Nombres como el reconocido ilustrador Laplace, con sus ocho errores; Carlos Medrano, Agustín Fonseca, Ignacio Alcaraz, Miguel Barral, Ángel Luis Ordóñez o Manel Cráneo son algunos de los colaboradores que, con su ingenio, pondrán a prueba la destreza mental de los lectores.

El juego comienza ya en la portada, donde aparece una ilustración de los dibujantes Pinto & Chinto que tiene su espejo en la contraportada. Pero ¡ojo!. El reflejo no resulta idéntico. ¿Qué elementos no son iguales? Ahí comienza la encrucijada. Será la primera de las muchas que inundan las 24 páginas de la publicación. Por ellas se extienden tanto pasatiempos que pondrán al descubierto el conocimiento que se tiene del lenguaje como juegos aritméticos que ayudan a lograr una mayor destreza con los números. El abanico es amplio: autodefinidos en castellano y gallego, sudokus, dameros, sopas de letras, laberintos, criptogramas, jeroglíficos,... Pero el gran desafío, el más difícil todavía, es el gran crucigrama blanco.

Todas las soluciones saldrán publicadas en el mismo número

No habrá que esperar ni un día para saber las soluciones de los pasatiempos que aparecen en la revista de cada domingo. Estas vendrán en la misma publicación en la que aparecen los juegos. De ese modo no tendrá nadie que aguardar para conocer en qué ha acertado o fallado, ni cuál es esa palabra o ese número que, por haches o por bes, se ha atragantado. El objetivo es disfrutar resolviendo los crucigramas, autodefinidos, dameros, jeroglíficos o los famosos errores.