La revolución de la viagra cumple 20 años

El 27 de marzo de 1998 llegaba al mercado el principio activo sildenafilo fruto de un efecto colateral inesperado. Desde entonces, la pastilla azul ha cambiado la vida sexual de miles de personas

DPA

Hace 25 años los científicos de la farmacéutica Pfizer buscaban un medicamento contra la hipertensión, pero el grupo de mineros que probaron el medicamento durante el estudio se dieron cuenta de un efecto colateral inesperado: tenían erecciones más a menudo y más duraderas. «Ese fue un punto determinante», señala en una entrevista el químico David Brown al recordar el momento el que él y sus colegas todavía no identificaron el potencial de su casual hallazgo. Cinco años después, el 27 de marzo de 1998, llegaba al mercado estadounidense el principio activo sildenafilo bajo en nombre comercial de Viagra, que iba acompañado de un potente artículo en la revista Time titulado «La píldora de la potencia (sexual)».

Medio año después aterrizaba en Europa y desde entonces la pequeña píldora azul ha revolucionado la vida sexual de hombres y mujeres en todo el mundo: más de 64 millones de hombres han ingerido más de 3.000 millones de esas píldoras, según Pfizer. La empresa ha ganado miles de millones con este compuesto.

Los expertos hablan ya de un «efecto viagra», pues con el auge de la pastilla, muchos hombres se atreven por primera vez a hablar de sus problemas en la cama. «Antes los hombres esperaban 10 ó 20 años. Ahora los pacientes acuden a mí después de tres o seis meses», cuenta el urólogo Frank Sommer, profesor universitario de Salud Masculina en Hamburgo y presidente de la Sociedad Alemana para el Hombre y la Salud. Una de las razones de ello nace del problema de la impotencia, que para muchos afectados es como un estigma social. Ese «no poder» es lo que en términos científicos se denomina disfunción erectil, un término médico con el resulta más fácil convivir. Con todo, al principio parecía una conversación picante cuando se hablaba de la pastilla y sus efectos, según recuerdan los expertos en mercadotecnia. En Estados Unidos la publicidad estaba sólo permitida a partir de las 23:00 horas y los actores que participaban en ella lucían de forma visible una alianza.

Pero la píldora comenzó a tener éxito, pues al tratarse de una terapia oral para la disfunción eréctil tenía grandes ventajas. «Antes había que pinchar el pene, lo que muy pocos querían». El urólogo Sommer recuerda que había alternativas muy poco atrayentes como las intervenciones quirúrgicas.

El sildenafilo ayuda en la erección a un 70 por ciento de los hombres con problemas agudos, pero no se trata de algo automático, sino sólo cuando el hombre ya tiene una erección. La pastilla, sin embargo, no está indicada para enfermos del corazón y puede tener efectos secundarios peligrosos si se combina con otros medicamentos, razón por la cual en muchos países sólo se consigue con prescripción médica. Como en ocasiones las razones de la disfunción eréctil no son físicas, los médicos consideran necesario establecer primero la causa antes de recurrir a esta medicación. «A veces hay que estimular los nervios o la zona pélvica», señaló Sommer.

Con los años han aparecido en el mercado diversos productos que compiten con la viagra, realizados con compuestos similares, así como varios genéricos. En el 2012 expiró la patente de la viagra en Europa y a fines del 2017 en Estados Unidos. Aún así, la viagra original cuesta considerablemente más cara que los genéricos.

;
La viagra es cosa de jóvenes Los expertos constatan un mayor consumo en Galicia por hombres de cada vez menos edad. Los motivos: el estrés, la inseguridad y el consumo de anabolizantes

El consumo de esta píldora azul repercutió en la vida de numerosas parejas, pues muchos hombres y sus parejas vuelven a disfrutar del sexo. Y en algunos casos se han solucionado también malentendidos, señaló Sommer, quien relató que muchas mujeres creían que sus maridos no se acercaban sexualmente a ellas porque no las consideraban ya atractivas y sin embargo se trataba de la propia vergüenza que sentían por su disfunción eréctil. «Con la píldora es más fácil», añadió el urólogo.

Otros sin embargo consideran que la píldora tiene efectos negativos. Algunas mujeres sienten la presión de volver a tener una vida sexual tras años de caricias. «Las dos partes de la pareja tienen un proceso de envejecimiento fisiológico y se reduce la actividad sexual y también el deseo de sexo», explicó Sommer.

¿Podría ayudar la viagra también a la mujer? 

Existen estudios que avalan que el sildenafilo también tiene efecto en los órganos sexuales femeninos, pero las autoridades médicas no lo permiten para mujeres. En opinión de expertos, los orígenes de las disfunciones sexuales en las mujeres son mucho más complejas. En el 2015 se lanzó al mercado estadounidense la «viagra rosa» (flibanserin), una medicación que ha tenido poco éxito y sin embargo tiene numerosos inconvenientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La revolución de la viagra cumple 20 años