¿Eres «gifesteta» y aún no lo sabes?

Más de un 20 % de las personas tienen la capacidad de percibir sonidos cuando observan un «gif» mudo


Nada más fácil que comprobarlo. Basta con acudir a una página de gifs. La sinestesia es un anómalo cruce o conexión de sentidos de tal modo que al estimular uno se induce de forma simultánea una respuesta, una sensación, en el otro.

Entonces la gifestesia sería el fenómeno por el cual una persona percibe sonidos cuando ve gifs mudos. Una condición, por lo visto, mucho más habitual de lo que se podría suponer ya que más de un 20% de la población la manifiesta. Tal y como acaba de constatar un estudio realizado en la universidad de Londres sobre 5000 voluntarios. Un dato que puede ayudar a entender por qué gifs de los más absurdos se convierten en fenómenos virales o por qué tus contactos no dejan de bombardearte con ellos.

Más allá del juego de palabras, lo cierto es que esta gifestesia es una manifestación evidente y fácilmente detectable -y constatable por cualquiera- de un fenómeno o caso particular de sinestesia denominado respuesta auditiva evocada visualmente (o VEAR por sus siglas en inglés). Y que consiste, precisamente, en eso: en percibir sonidos al ver imágenes en movimiento mudas. Una estimulación evocada que también se produce en sentido inverso en un porcentaje significativo de los gifestetas. Esto es, que ven flashes y destellos luminosos en la oscuridad al oír determinados sonidos.

Según los responsables del estudio, esta condición podría explicar por qué hay gente que no puede quitarse una canción de la cabeza ?el estímulo visual adecuado la haría sonar una y otra vez en el cerebro aunque en ese momento no la estén pinchando-. Y asimismo el tremendo éxito de las discotecas, locales, actuaciones, etcétera, que combinan música y proyección de luces en sincronía.

Por otro lado, el elevado porcentaje de individuos que presenta esta respuesta se intenta explicar por el hecho de que en la naturaleza, los estímulos visuales y sonoros suelen estar muchos más asociados y venir de la mano, que los que caracterizan otro tipo de sinestesias como las de sentir los sonidos o que determinadas formas se traduzcan en sensaciones gustativas.

Lo que a su vez introduce un nuevo argumento en el debate abierto sobre si la sinestesia es algún tipo de anomalía causada por la aparición de conexiones extrañas o «erróneas» en el cerebro; o si, por el contrario, es una condición que tenemos de serie, con la que nacemos y que vamos perdiendo conforme nuestro cerebro se desarrolla y se adapta al entorno. Hipótesis ésta a la que apunta el argumento previamente expuesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

¿Eres «gifesteta» y aún no lo sabes?