«O meu local tivo moita máis vida que o Ministerio de Cultura»

Una lucense tuvo el Palentino, mítico bar de Madrid que cerró el jueves, al que fueron cientos de famosos


lugo / la voz

Los medios de Madrid dedican estos días amplias crónicas al cierre del Palentino, un mítico bar a la vieja usanza del barrio más alternativo de Madrid, el de Malasaña. Es noticia porque su dueña, Dolores López, sirvió en la noche del jueves las últimas cañas y copas. Esa mujer, que durante 46 años atendió a cientos de personajes de la vida cultural, e incluso política, de la capital de España, es gallega: de Mondoñedo. «O local tivo moita máis vida que o Ministerio de Cultura. Se alguén quixese escribir un libro, eu teño para dar e tomar», advierte la dueña, que nació en febrero del 51 en la ciudad mindoniense.

«Xa ve que estou saíndo en todos os medios. Chamáronme ata de Buenos Aires. Non se escoitaba ben, pero dicíanme que sen o Palentino Madrid non sería o mesmo. Tamén onte chamou a alcaldesa de Mondoñedo, Elena Candia, para agradecerme que levase o nome do concello por todo o alto», comentó.

Dolores, Loli, como la llaman alguno de sus clientes, se fue de Mondoñedo a los 13 años. «Eramos moitos irmáns e non había para comer. A min levoume para Madrid a servir unha familia de avogados. Coñecín ao meu marido no Palentino, que abriu un home que era de Palencia. Casei nova, aos 19 anos, con Moisés, e quedei viúva aos 54. Meu sogro collera o bar, pero faleceu no 77 e quedaron á fronte do negocio o meu marido e un irmán. Cando morreu o meu esposo tiven que facerme cargo da miña parte e así comecei a traballar no bar», informó Dolores. Ahora, no quedó más remedio que echar el cierre al establecimiento de la calle Pez porque falleció su cuñado y los hijos de este no desean seguir con el negocio abierto. Algún día venderán el local y repartirán el dinero entre todas las partes.

Dicen en Madrid que todo malasañero pasó por el Palentino. Dolores recuerda que atendió a cientos de personajes conocidos, tanto de Madrid como de otros puntos. Uno de los últimos que pasó por el local, recuerda, fue hace unas semanas el alcalde de Santiago, «un rapaz moi atento».

«Atendín a centos de famosos aos que considero familia», asegura la dueña de el Palentino Pero no fue Martiño Noriega el único político que tomó cañas en el Palentino. «Entrou tanta xente coñecida! Lembro a Esperanza Aguirre que ía á misa co seu can. Pregunteille polos netos, que tamén pasaban por aquí. Uns mozos que estaban sentados nunha mesa preguntáronme: '¿Pero tú hablas con esa gente?' Entón advertinlles que eu falaba con todo o mundo. Daquela eles dixeron: 'Pues si hablas con esa gente no volvemos más al Palentino'. Pois, vale; arreando, advertinlles», contó esta mindoniense.

Loli confiesa que, al ponerse a trabajar en el bar, no le quedó más remedio que mostrar un carácter fuerte. «Non se asuste, pero dígolle a verdade: tiña que estar espelida porque polo establecemento pasou xente de todo tipo. Tiven que aprender a tourear con todos», recordó.

«Vin todo tipo de comportamentos. Había xente que estaba agardando ás sete da mañá a que abrise. Nalgunha ocasión chegou a haber problemas entre eles. Entón, moi seria e enérxica, advertinlles: 'entre vós, o que queirades; comigo non, eh. ¿Entendido?' Sempre me respectaron», destacó.

Álex de la Iglesia se inspiró en el establecimiento para rodar la película «El Bar» La lista de clientes famosos a los que Dolores sirvió e incluso llegó a tener trato es larga. «Viches a película El Bar, de Álex de la Iglesia? Conta a historia duns personaxes que almorzaban nun bar do centro de Madrid. Era o Palenino. Álex sentaba nunha mesa, tomaba un café e un sándwich e apuntaba todo, especialmente expresións que eu lles dicía a algunhas persoas», recordó la gallega más popular de Malasaña.

«Da movida madrileña coñecinos a case todos, porque pasaban por aquí para ir ao Agapo, un dos lugares de concertos máis importantes nos anos 80. Almodóvar, por exemplo, pasaba con frecuencia para a súa casa; tamén Bibi Andersen. Logo, polo bar, que quere que lle diga, pasou xente como Juan Pardo, Nacho Novo, Eva Hache, Pablo Carbonell (que veu ao peche), Álex de la Iglesia, Torrente (Santiago Segura), Mario Vaquerizo, Manu Chao, Andrés Calamaro. Non lle esaxero, pero dígolle que todos eles son familia para min. Ben, tamén pasaron moitos xornalistas: Jesús Hermida, Olga Viza...».

Ahora que ya no irá al Palentino, dice que los seguirá viendo a todos por la zona cuando saque a pasear a su perra Lúa («Xa ve, ten nome galego»). Su objetivo inminente: clases de informática. A sus 67 años quiere ponerse al día y acceder a las redes sociales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«O meu local tivo moita máis vida que o Ministerio de Cultura»