El aceite de oliva de Galicia sigue los pasos del bum del albariño

El CSIC identifica nuevas variedades autóctonas por las que se interesa cada vez más un mayor número de productores


redacción / la voz

Es raro el día en el que Carmen Martínez no reciba una llamada preguntando por las dos plantas de olivo autóctono que han recuperado desde la Misión Biológica de Galicia (CSIC). Todos quieren plantar las variedades de Brava gallega y Mansa gallega, que ya fueron reconocidas por el Ministerio de Agricultura y que ofrecen, según las pruebas realizadas, un aceite virgen extra de excelente calidad. Pero aún habrá que esperar al menos dos años para completar el proceso. «Existe un interés enorme», asegura la directora del grupo de Viticultura del centro, que considera que la espera valdrá la pena. Tampoco tiene dudas de que son tan solo la punta de lanza de una pujante y futura industria gallega del aceite de oliva. Porque hay más en la reserva. De momento se han identificado un total de 13 variedades distintas procedentes de los 45 olivos centenarios en los que se han realizado análisis de ADN y la descripción botánica de los ejemplares. Quedan otros 25 en los que el estudio aún no se ha completado, por lo que el número podría aumentar. Y aún se sigue buscando nuevos olivos centenarios por toda Galicia dentro de un proyecto a cuatro años financiado por la Fundación Juana de Vega y en el que también participan la Asociación de Productores de Aceite de Galicia y la Asociación de Viveristas del Noroeste.

;
Galicia se pasa al verde oliva El hallazgo de dos variedades autóctonas impulsa la producción de aceite de oliva 100% gallego

El interés y la expectación por los resultados es enorme. Es una situación que no le resulta ajena a Martínez Rodríguez, que a mediados de la década de los ochenta del pasado siglo participó en la recuperación de la uva de albariño. Lo que pasó desde entonces ya es historia, con bodegas que exportan el vino a todo el mundo en un próspero negocio. «Yo viví esa historia -dice- y lo que está pasando ahora con los olivos me recuerda exactamente lo mismo. Estoy segura de que de aquí va a surgir una industria del aceite».

Tradición olivarera

Lejos de lo que pueda pensarse, en Galicia sí existía una enorme tradición olivarera. De hecho hay ejemplares centenarios en las cuatro provincias, aunque especialmente en zonas como Quiroga (Lugo), donde hay auténticos bosques de la especie. Incluso se han encontrado en Ortigueira (A Coruña). La tala masiva de estos árboles durante el mandato de los Reyes Católicos hizo desaparecer a la mayoría de los ejemplares, pero no cortó las raíces de una tradición que ahora intenta rebrotar. «Desde noviembre del 2016 hemos localizado y marcado 72 olivos, todos centenarios, excepto los dos testigos de Arbequina y Picual, en localidades de las cuatro provincias», corrobora Carmen Martínez. En el estudio también se encontró un ejemplar de variedad portuguesa, el Cobrancoça. De las aceitunas de 14 de estos árboles también se elaboraron pequeñas cantidades de aceite de «bastante calidad y muy diferentes a todo lo que hay en el mercado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

El aceite de oliva de Galicia sigue los pasos del bum del albariño