«Solo vemos el mundo de otra manera»

SOCIEDAD

César Quián

Carmen y su hijo Rodrigo, ambos con Asperger, reivindican en el día internacional de este trastorno del espectro autista una sociedad que reconozca la neurodiversidad

18 feb 2018 . Actualizado a las 18:59 h.

Es lunes de carnaval. Faltan seis días para que llegue hoy, domingo, el Día Internacional da Síndrome de Asperger. Las previsiones meteorológicas apuntaban a que la lluvia regaría A Coruña durante toda la jornada. Ha resultado que no. Carmen y su hijo Rodrigo han quedado para comer, «para hacer una especie de pícnic»» en el merendero de la Casa del Hombre (Domus). En invierno no suelen salir. Les gusta estar en casa. Su hogar es un espacio que han amoldado a su gusto, para estar cómodos. «No tenemos sala de estar, ni tele. Tampoco hay retratos. La gente tiene la casa llena de fotografías en el salón. No podría estar todo el día rodeada de fotos de personas que parece que me están observando», comenta Carmen.

Incluso tienen su propia forma de comunicarse. A veces mezclan palabras de diferentes lenguas porque, como explican, no todas tienen la misma carga semántica o el mismo matiz. Hay idiomas que tienen un vocablo para expresar un concepto que resulta intraducible a otro. De hecho, él describe cómo piensa en varias lenguas. «Castellano, inglés, ruso... para escribir también uso alfabetos diferentes o incluso me he inventado una lengua», comenta.

Para hablar del Asperger escogen un lugar público. Carmen está preparando una charla para la jornada Benvido ao espectro, que organiza en cinco días (fue ayer sábado en Santiago) la Asociación Galega de Asperger y la Federación Autismo Galicia. Han llevado un bocadillo y ahí están. Ha salido el sol. Rodrigo observa con sus prismáticos el vuelo de unas gaviotas que pelean en el aire. «Son crías», apunta.