El primer gallego vivió en As Neves hace unos 300.000 años

Un estudio publicado en una revista internacional confirma la datación


redacción / la voz

No era un Homo sapiens, porque la especie todavía no había surgido. Ni tampoco un neandertal. Lo único que se sabe a ciencia cierta es que fue el primer gallego y que vivió en As Neves (Pontevedra) hace entre 200.000 y 300.000 años. Hasta ahora, la referencia más antigua documentada de la presencia de homínidos en la comunidad se encontró en Cova Eirós y se retrotrae a unos 89.000 años. Pero el yacimiento paleolítico de Porto Maior, en el municipio de As Neves, bate todos los registros, por lo que no solo se convierte en el poblado con restos de actividad humana más antiguo de Galicia, sino también en uno de los más relevantes de Europa. Es lo que se deduce de la datación de los restos encontrados, fundamentalmente bifaces, un tipo de hacha del Paleolítico, realizada por un equipo del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (Cenieh) en colaboración con la Universidad de Adelaida (Australia).

Los datos corroboran en buena parte la estimación realizada en su tesis doctoral por el arqueólogo de Nigrán Eduardo Méndez-Quintas, solo que ahora el hallazgo ha adquirido relevancia internacional. Lo ha hecho en un estudio que se acaba de publicar en la revista científica Scientific Reports, del grupo Nature. «Es la primera vez que una revista del mayor alcance científico e importancia mundial publica un artículo centrado en un yacimiento arqueológico gallego. Estamos ante un hito en la historia de Galicia y ante el hallazgo arqueológico con mayor trascendencia científica realizado en la comunidad en los últimos 50 años», asegura Méndez-Quintas, que también ha participado en el nuevo trabajo junto a Alfredo Pérez-González y Manuel Santonja, del Cenieh, y Mathieu Duval, uno de los mayores expertos mundiales en este tipo de dataciones. Fue, de hecho, la primera vez que se aplicaron en Galicia dos técnicas muy avanzadas: la resonancia paramagnética electrónica y la luminiscencia de post infrarrojo-infrarrojo.

Sin embargo, la singularidad del yacimiento de Porto Maior, que se descubrió de forma casual en el 2005, no acaba en su cronología, sino que en uno de sus niveles se detectó una acumulación deliberada de grandes piezas talladas de la cultura achelense, por lo que es el primer caso conocido en toda Europa.

«Es -sostiene el arqueólogo- un yacimiento único a nivel europeo. Las herramientas encontradas son, de largo, las de mayor tamaño y peso de todo el continente y se sitúan entre las 3 o 4 más grandes del mundo». Miden de media 18 centímetros, con máximas de 27, y pesan más de dos kilos. La tecnología con la que fueron fabricadas procede de África, de ahí que se descarte que el lugar fuera poblado por neandertales. «Tanto en la tecnología empleada, como en el tamaño y en la ocupación del espacio, es un yacimiento idéntico a los africanos. No hay nada parecido en Europa», destaca Méndez-Quintas.

«¿Homo habilis?»

Pero, ¿a qué especie pertenecían los moradores de O Baixo Miño? Podrían ser Homo ergaster, pero es muy probable que se correspondan con un homínido más antiguo aún, el Homo habilis, que pudo haber salido de África hace dos millones de años. La clave para determinarlo no está en Galicia, sino en el yacimiento de Dmanisi, en Georgia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
50 votos
Comentarios

El primer gallego vivió en As Neves hace unos 300.000 años