Ramón Verea: el padre gallego de las calculadoras modernas

Se cumplen 119 años de la muerte del estradense que patentó la primera máquina que permitía multiplicar de forma directa

Las raíces gallegas de la calculadora Más de 20 kilos de peso; y capaz de sumar, restar, multiplicar y dividir de manera directa por primera vez en la historia

El 6 de febrero de 1899 fallecía en Buenos Aires el gallego Ramón Verea García. Su nombre no es famoso. No estudiamos su figura en las escuelas. Y, sin embargo, es el padre de un ingenio que todos hemos utilizado: la calculadora. Nacido en la parroquia estradense de San Miguel de Curantes en 1833, Verea emigró a Cuba con poco más de 20 años. Allí se apasionó por el periodismo pero, además de escribir, también tuvo tiempo para inventar una máquina que plegaba periódicos.

Su ingenio siguió desarrollándose en Nueva York donde patentó la primera máquina de multiplicación directa. Corría el año 1878 y la Verea Direct Multiplier lograba lo que ningún artefacto antes: realizar de manera directa y sin fallar las cuatro operaciones básicas (sumar, restar, multiplicar y dividir). Ni Leibniz ni Pascal lo habían logrado en sus artilugios precedentes. Sin embargo, el invento del gallego permitía operar con números de hasta 8 cifras y dar resultados de hasta 15. Y todo en un tiempo récorda para la época: 20 segundos.

Sin embargo, su máquina de calcular nunca llegó a comercializarse. Quizás fuera por su peso, de unos 23 kilos, o por el precio que habría alcanzado en el mercado, prohibitivo para un uso popular. Eso no desanimó a su inventor. Según María Luisa Losada, historiadora de la Ciencia, el estradense aseguraba que su intención no era ganar dinero, sino demostrar al mundo que un español, particularmente un gallego, podía inventar como el que más. «Verea dicía que o facía por varios motivos: o primeiro, amor propio, o segundo, amor patrio, e o terceiro, deixar a súa pegada na ciencia» explica.

Hoy en día los expertos de la computación reconocen el ingenio de Verea como el precedente de las calculadoras modernas. De hecho, su prototipo se exhibe en el museo de IBM de Nueva York.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ramón Verea: el padre gallego de las calculadoras modernas