Embarazadas 37 mujeres que usaban una aplicación como anticonceptivo

Suecia ha abierto una investigación sobre la «app», basada en controlar los días fértiles


redacción / la voz

Un termómetro basal para medir la temperatura corporal «a primera hora de la mañana antes de levantarse de la cama» y un algoritmo que permite predecir, a partir de los registros tomados y del cálculo de su ciclo menstrual, cuáles son los días del mes más probables para quedarse embarazada y, por tanto, cuáles son aquellos en los que se puede practicar sexo seguro. Es la base de la aplicación Natural Cycles, la primera app utilizada como método anticonceptivo que ha sido certificada como dispositivo médico en Europa. Y con la misma categoría y riesgo que un preservativo.

Antes de su aprobación y lanzamiento al mercado, hace casi un año, fue sometida a ensayos clínicos en 4.000 mujeres, con un índice de eficacia del 93 %, superior incluso al de otros sistemas convencionales. Pero Natural Cycles también falla. Y sus errores no se lo perdonan las 37 mujeres que emplearon la app y que se han quedado embarazadas sin desearlo. Es lo que han denunciado los médicos del hospital sueco de Södersjukhuset. Son 37 de las 668 mujeres que solicitaron un aborto en el centro, uno de los más grandes de Estocolmo. Todas dependían de Natural Cycles para el control de su natalidad. La Agencia Sueca del Medicamento ha abierto una investigación, aunque la aplicación, que ya utilizan cientos de miles de mujeres, puede descargarse de forma legal en el teléfono móvil en cualquier país de la UE. 

El caso también ha reabierto el debate sobre la seguridad de los métodos anticonceptivos. De hecho, fuentes de Natural Cycles aseguran que su porcentaje de eficacia es similar o incluso superior al de otros métodos convencionales, como el preservativo o la píldora. «Ningún anticonceptivo es 100 % efectivo y los embarazos no deseados son un riesgo desafortunado con cualquier anticoncepción. La nuestra es un 93 % segura en su uso típico y nuestros estudios han demostrado repetidamente que la aplicación proporciona un alto nivel de efectividad similar al de otros métodos», constata Harry Cymbler, portavoz de la compañía, quien precisa que aún no han recibido ninguna notificación por parte de la Agencia Sueca del Medicamento, aunque «sí estamos en contacto con la Agencia de Productos Médicos (MPA) y estamos respondiendo a cada caso de forma individual». Tampoco le asombran las cifras de embarazos anunciadas por el hospital. «No son sorprendentes -precisa-, dada la popularidad de la aplicación, y están en línea con nuestra tasa de eficacia». Entiende que, a medida que aumenten los usuarios de la aplicación, también lo hará el número de embarazos no deseados, lo que no significa que se incremente el porcentaje de fallos, situado en un 7 %. Los 37 casos confirmados del hospital de Estocolmo, de hecho, suponen un error del 5,5 %, más bajo aún del previsto.

Los datos facilitados por la Sociedad Gallega de Contracepción dan la razón al portavoz de la empresa. El preservativo falla en el 18 % de los casos y la píldora en el 9 %. Pero hay que introducir matices. En la mayoría de los casos no es el método el que no funciona, sino que los errores vienen con su aplicación. 

No como primera opción

«Es una alternativa más que, como todas, son buenas o malas según el uso que se haga de ellas. Para cada persona la mejor es la que se le adecúe mejor, porque muchas veces no falla el método, sino las personas», explica David Gómez Sánchez, presidente de la entidad médica. En este sentido destaca que, como sociedad científica a la que representa, Natural Cycles, «como procedimiento natural que es, no se podría recomendar como primera opción, pero sí puede funcionar bien para mujeres que sean constantes, que estén motivadas, que tengan una regla regular y que utilicen el preservativo en los días fértiles».

Para prevenir el embarazo, los especialistas apuestan por sistemas anticonceptivos de larga duración, como los implantes o el diu, cuya seguridad es incluso superior al 99 % de los casos. Su éxito, según explica el especialista gallego, se debe a que «no dependen del uso que hagan de ello las personas».

Para la utilización de Natural Cycles es necesario mantener una constancia y una cierta responsabilidad, por lo que la propia empresa desaconseja su uso a los menores de 18 años.

La creadora de la «app» la desarrolló mientras buscaba el bosón de Higgs

Un programa instalado en un teléfono es capaz de evitar un embarazo no deseado. Las pruebas así lo demuestran, pero antes de llegar a desarrollar la aplicación había que creer en la idea y pensar que podía ser posible. La intuición la tuvo la pareja de físicos suecos Raoul y Elina Berglund. Parte del algoritmo, que constituye la base de la app, fue desarrollado por Elina durante su etapa en la Organización Europea para la Investigación Nuclear, el mítico CERN, donde trabajaba en la búsqueda del bosón de Higgs, la escurridiza partícula de Dios que confiere masa a las demás. El hallazgo le valió el Nobel de Física a Peter Higgs y a François Englert, cuya predicción se vio confirmada por los científicos que desvelaron la existencia del bosón, entre ellos Elina Berglund.

Su aplicación anticonceptiva está basada en el llamado período seguro durante el ciclo menstrual para indicar, en color verde, los días en los que teóricamente se pueden tener relaciones sexuales sin protección y no quedarse embarazada. El algoritmo funciona a partir de los datos sobre la temperatura del cuerpo, que se deben registrar a diario de forma manual con un termómetro basal, cuya entrega se incluye en el producto, a primera hora de la mañana y antes de levantarse de la cama. El procedimiento, sin embargo, no evita las enfermedades de transmisión sexual. Habría que recurrir al preservativo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Embarazadas 37 mujeres que usaban una aplicación como anticonceptivo