«Era e son un chalado do deporte»

El ourensano Antonio Adolfo Sabugueiro que emigró con 18 años en los 50, cansado de tragar barro en la Casa de Campo, creó el Gran Premio de Vallecas, el germen de la carrera más popular de España


redacción / la voz

El fundador de la San Silvestre Vallecana, la más concurrida y popular de las carreras que se celebran en España, también es gallego. De Ourense para ser exactos. Nacido en la rúa Fornos de la capital, Antonio Adolfo Sabugueiro Fernández emigró a Madrid por motivos familiares a los 18 años y, una década después, creó un premio que fue el germen de una cita que no ha parado de crecer a lo largo de sus 53 ediciones. Y a sus 84 años, «era e son un chalado do deporte», como él mismo se define. Todavía se ve con cuerda para seguir liderando la carrera del año.

Antonio Sabugueiro ejerció de organizador desde niño. «Estudando o bacharelato no instituto do Xardín, en Ourense, mentres os meus compañeiros de curso saían ao recreo a xogar, eu andaba á caza do xefe de estudos e do director para sacarlles un balón», recuerda con lucidez. Del mismo modo se las ingeniaba para jugar en el campo de A Lonia con una pelota elaborada con una tripa de cerdo y recubierta de trapos y cordeles. El torrente emprendedor no solapaba las dotes atléticas del joven Sabugueiro, que estuvo a un paso de la UD Orensana. El viaje a la meseta truncó sus días de rojillo. «Cando cheguei a Madrid era un pailaroco de provincias, non coñecía a ninguén e deixei de xogar ao fútbol».

Entonces se aficionó al cros en la Casa de Campo y comenzó a organizar carreras, pero el barro no era su amigo. «O único obxectivo era non ir correr á Casa de Campo porque me poñía de lama ata o nariz, e un día en Vallecas, tomando unhas cañas, díxenlles aos meus axudantes que estaba farto e que por que non faciamos unha carreira na rúa, sobre o asfalto».

Era el año 1964 y con la ayuda del jefe de deporte del barrio, que reunió 5.000 pesetas para trofeos, organizaron el primer Gran Premio de Vallecas. Corrieron 100 atletas y ganó Jesús Hurtado, adscrito a la sección de atletismo del Real Madrid.

Aquella edición fue el último domingo del año, lo mismo que la segunda, pero la tercera ya viajó al último día de diciembre. «Eu coñecía a San Silvestre de São Paulo, pero non tiña a máis remota intención de facer unha carreira semellante. Nesa segunda edición un periodista titulou 'Madrid ya tiene su San Silvestre', e cando vin o xornal chameino e pedinlle permiso para utilizar esa denominación. O terceiro ano xa a fixemos o día 31». En aquellos primeros cursos fue apoyado por el Rayo Vallecano, equipo del que llegó a ser coordinador de sus 15 secciones polideportivas -«e como non había cartos, os equipos de baloncesto e balonmán tiñan as mesmas camisetas e poñiamos e quitabamos as mangas cun pespunto»-, aunque un conflicto con el presidente del equipo de fútbol, que se quedaba con las subvenciones, le llevó a romper, registrar la marca y asumir la organización de un modo independiente.

El ourensano fue un visionario desde el primer día. Tuvo la habilidad de firmar un patrocinio con La Casera, fue el primero que pagó un fijo por participar (al vigués Javier Álvarez Salgado), aprovechó el tirón de Mariano Haro en aquella época, que tiró de personajes populares como Rocío Dúrcal o Rocío Jurado, y puso a correr en una popular a un campeón olímpico como el tunecino Mohamed Gammoudi. Como consecuencia, pasó de recibir portazos cada vez que iba a pedir ayuda por los comercios -«que rían de min a mandíbula batente»- a que los espónsores llegaran solos.

Asentado en Collado Villalba, en Madrid, Antonio Sabugueiro no volvió a residir a Galicia, pero, al igual que la San Silvestre, en su vida pocas veces ha dejado en blanco la visita anual a su tierra. A Ourense y a Vigo, para compartir risas con Carlos Pérez; y a Viveiro, en donde sus hijos echaron raíces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

«Era e son un chalado do deporte»