Empresarios y Concello asesorarán a los premiados para que inviertan en Vilalba

El importe neto de tres décimos cubre el 50 % del presupuesto para una granja vacuna


VILALBa / LA VOZ

Las lluvias son necesarias para los cultivos, pero el chaparrón de millones que el viernes cayó sobre Vilalba, un municipio de 14.487 habitantes, puede contribuir a la mayor fertilidad económica del concello. Aunque algunos de los décimos del 71198 que había vendido la administración local fueron comprados por forasteros, no hay duda de que la repercusión de los 520 millones de euros repartidos en la villa tendrán como beneficiaria Vilalba. Aunque la euforia aún no permite analizar con calma el nuevo escenario, desde el Ayuntamiento y desde el colectivo de empresarios avanzan que asesorarán a los afortunados para que, con su fortuna, contribuyan también al desarrollo de la zona.

El alcalde, Agustín Baamonde, comentaba ayer, con cierta prudencia, que era necesario esperar a que baje la euforia de estos días para estudiar posibles acciones del Concello, más orientadas a dar asesoramiento a quienes lo pidan que a participar en acciones concretas. «Do que se trata é de conseguir que a inxección económica repercuta da mellor maneira posible no tecido económico de Vilalba», dijo el regidor, convencido de que «a xente vai ser prudente».

El presidente de la asociación local de empresarios, Álvaro Fraga, manifestó que su colectivo estaba dispuesto a ayudar «en lo que necesiten» a quienes den el paso de emprender nuevos negocios. En su sede del polígono de Sete Pontes, la patronal ofrece locales a los que pretenden comenzar una actividad. Actualmente están ocupados dos, pero hay espacios vacíos.

Fraga subrayó que Vilalba debía aprovechar su situación estratégica, por la confluencia de la A-8 y de la AG-64; pero también recordó la tradición comercial de la capital chairega como una base en la que apoyarse, aunque buscando, según dijo, nuevas formas de negocio.

El técnico de empleo del Concello vilalbés, Gonzalo Hermida, consideró aún prematuro aventurar qué sectores notarían a corto plazo los efectos de este abundante premio de lotería, pero sí apuntó algunas posibilidades para la zona rural. Por ejemplo, con el importe neto de tres décimos premiados (más de 900.000 euros en total) se cubre el 50 ?% del presupuesto estimado para montar una explotación de ganado vacuno, que se puede completar con ayudas públicas.

Hermida tampoco se sorprendería de que el sector forestal, con plantaciones que han aumentado en los últimos años, tuviese un auge tras el premio. Lo que desaconseja, dijo, son ciertas aventuras: «Non tería sentido apostar por sectores descoñecidos», explicó.

Los bancos abrieron el sábado por la mañana

Las sucursales bancarias de Vilalba, ubicadas en su mayor parte en la calle de Pravia, abrieron ayer por la mañana sus puertas, pese a ser sábado. Lo mismo habían hecho el viernes por la tarde. Hubo actividad, pero no aglomeraciones. Una de las razones que parece explicar ese detalle es que no todos los vilalbeses afortunados con el gordo eligieron la sucursal de su pueblo para depositar sus décimos. Prefirieron desplazarse a otros lugares de la provincia y de A Coruña. Por discreción. 

Un plan para revitalizar Monforte que se quedó lejos de las expectativas iniciales

El 2014 llegó a Monforte de Lemos con dinero, puesto que en una de las administraciones de la ciudad del Cabe se vendió íntegramente el número del primer premio del sorteo del Niño, el 76254, con una cuantía de 120 millones de euros. A la alegría por esa inyección económica le siguió, poco después, la creación de una asociación, Semente de Monforte, para intentar que el premio sirviese para revitalizar la economía de la ciudad.

Uno de los primeros pasos fue contactar con la alcaldía, entonces presidida por el nacionalista Severino Rodríguez, y con personalidades de ámbito nacional relacionadas con Monforte para convertir esa dicha en una rampa de despegue de proyectos.

El colectivo incluso realizó, meses después, un llamamiento a agraciados con el dinero de la lotería para que realizasen aportaciones con las que constituir una fundación que canalizase los proyectos. La recaudación final ascendió a 6.800 euros, insuficiente para poder afrontar esa iniciativa.

Lo que sí se puso en marcha fue un concurso anual de proyectos empresariales, convocado con el apoyo de instituciones públicas y privadas. Está dotado con 16.000 euros, tiene tres premios, y en las bases se recoge que se dará especial consideración a los que se desarrollen en Monforte o busquen la divulgación y la promoción de los recursos de la Ribeira Sacra.

No obstante, el mantenimiento de ese concurso ha quedado lejos de los planes iniciales, que apuntaban como propósito la gestión de fondos dedicados a iniciativas sociales y de dinamización laboral.

Los nuevos ricos de Rianxo acabaron mal pese a las ayudas

Los 120 millones del gordo de Navidad que tocaron en Rianxo en el 2003 supusieron una felicidad tan intensa como pasajera. Parte del dinero fue más malgastado que invertido, y la compra de coches de alta gama resultó una de la primeras decisiones de muchos de los agraciados. La alegría fue tan efímera como el dinero en manos de muchos de los afortunados.

Viendo el rumbo que empezaban a tomar parte de los agraciados, el Concello acordó poner en marcha una oficina que proporcionase asesoramiento a aquellos nuevos millonarios. A Rianxo incluso llegó a desplazarse Rosalía Mera, entonces presidenta de la fundación Paideia y accionista del grupo Inditex, que ofreció los servicios de sus asesores para orientar de modo confidencial a los interesados. Su visita tuvo lugar después de que el alcalde rianxeiro, Pedro Piñeiro, hubiese pedido tranquilidad y cabeza fría a aquellos a quienes la fortuna había sonreído. Su llamamiento no encontró mucho eco, pues pocos fueron los que dedicaron el dinero a poner en marcha algún negocio que les abriese un nuevo rumbo en la vida. 

Familias rotas

Pronto se pasó de la alegría a la amargura, y aquella lluvia de millones dejó incluso consecuencias que fueron más allá de lo económico, con familias enfrentadas y hasta rotas tras discusiones por asuntos de dinero.

Ramiro Geada: «A lotaría de hai 41 anos transformou moito a parroquia»

A lotaría e Vilalba non eran descoñecidas antes do gordo deste ano. Aló por 1976, o primeiro premio do sorteo de Nadal deixou no concello, sobre todo na parroquia de Santaballa, seis millóns de euros (daquela, mil millóns de pesetas) grazas ao número 49764, que tamén se vendeu moi repartido. Ramiro Geada, veciño da parroquia e hoxe tamén pedáneo, salienta que aquel diñeiro tivo as súas consecuencias. 

-Sería o mesmo hoxe Santaballa sen aquel premio?

-Pasaron 41 anos. A parroquia transformouse moito, pero se a lotaría volvese tocar, sería tamén benvida. Para unha zona rural, estas axudas nunca veñen mal: sempre hai onde meter os cartos.

-Pódense facer hoxe apostas de futuro polo campo?

-O prezo do leite subiu algo. Houbo uns anos de crise, pero parece que a cousa vai mellorando.

-Que supuxeron daquela os cartos do premio?

-Moitos compraron un tractor. Para outros, que cotizaban á Seguridade Social, o que daquela se chamaba o censo, foi unha axuda.

-Como se pode comparar a vida rural de entón coa de agora?

-Esta parroquia deu un cambio moi grande. Quedan as explotacións grandes, as pequenas foron desaparecendo. Creouse algunha SAT [Sociedade Agraria de Transformación] e outras explotacións medraron.

-Cambiará a vida nas parroquias onde tocou antonte?

-Claro que vai cambiar. A xente vai ter unha gran axuda.

La tienda delicatessen. Adela Fernández, de la queseria, Prestes, sí cree que los agraciados realizarán la mayor parte del gasto en el pueblo.
La tienda delicatessen. Adela Fernández, de la queseria, Prestes, sí cree que los agraciados realizarán la mayor parte del gasto en el pueblo.

«Sómosche millonarios, miña filla»

La lluvia de millones aún no se nota en el gasto, pero los comerciantes sí la esperan

TANIA TABOADA

Vilalba amanecía ayer con frío, pero con sonrisas de oreja a oreja. Tras la resaca del gordo, los ciudadanos salían a la calle para ultimar sus compras navideñas, tomarse un vino o dar una vuelta. Abrazos de enhorabuena en las aceras, corrillos entre conocidos y señoras que, a pesar de no ser las agraciadas, recordaban: «Sómosche millonarios, miña filla».

Tráfico más fluido que un sábado normal por las céntricas calles de la villa, gran afluencia de gente por todos los rincones, entidades bancarias abiertas para los que todavía no habían depositado el décimo premiado y los habituales mendigos que piden en las puertas con esperanza de llenar sus latas.

Alrededor de las diez de la mañana los comerciantes empezaban a levantar las rejas e iniciaban una mañana donde se auguraba una caja jugosa. «Esta choiva de millóns vaise notar moito en Vilalba, pero mais adiante. É unha cantidade de cartos que vai dar para facer de todo. Festas e comidas con bos chuletóns, persoas que van facer melloras nas súas casas, comprar coche novo... Nós hoxe estamos traballando como un día típico de véspera de Nadal», indicaba José Manuel Eimil, dueño de una carnicería.

A pesar de que son más los ciudadanos agraciados (y si no fueron ellos personalmente algo cayó en la familia), estos no tiran la casa por la ventana y se mantienen con los pies en la tierra. «Hai que ter a cabeza moi amobladiña porque te quedas en estado de shock e, con semellante cantidade de cartos, un pode tolear. Vou deixar que pasen uns días para asimilalo e despois xa decidirei. Iso si, Papá Noel deixará catro calcetíns con 5.000 euros en cada un para os meus tres sobriños e miña irmá», relataba ayer un agraciado tras depositar el décimo premiado en un banco. 

Esta prudencia también la percibían los propietarios de joyerías o tiendas de ropa de conocidas marcas, que a pesar de augurar un buen año, indicaron que los premiados no están eufóricos.

«Nos va a repercutir de forma muy positiva a los comerciantes porque hay mucha gente fiel a nuestras tiendas y al comercio tradicional. Lo triste sería que los agraciados acudieran a comprar fuera y no aquí», indica Mariví Sanjurjo, propietaria de la tienda de moda que lleva su apellido.

La tienda de moda. «Nos va a repercutir de forma muy positiva a los comerciantes, porque hay mucha gente fiel a nuestras tiendas», dice Mariví Sanjurjo.
La tienda de moda. «Nos va a repercutir de forma muy positiva a los comerciantes, porque hay mucha gente fiel a nuestras tiendas», dice Mariví Sanjurjo.

«La persona que necesita unas botas o un abrigo no va a esperar a las rebajas a comprarlo. Lo va a comprar ahora. Pero excepto una circunstancia de este tipo, la gente va a esperar y esto se va a notar en los próximos meses», opinó María, dueña de una zapatería. «Entró alguna persona a preguntarme el precio de varios anillos de oro que rondan los mil euros, pero no se lo llevó todavía», indicó María, empleada de una joyería en liquidación.

A pesar de que el dinero del décimo no será efectivo hasta el martes, la propietaria de Sanjurjo indicó que se notará algo en Navidad. «La gente ya cuenta con el dinero y ya se suelta. Esta mañana me llamó una clienta y me dijo que vendría su madre por aquí. Me indicó que la equipara de arriba a abajo con pantalón, camisa, jersey abrigo...», explicó.

Por su parte, la propietaria de una pescadería de la Plaza, Begoña Ferro, cree que se va a notar paulatinamente. «Notarase a nivel de piso e coches... Mais en inversións que no pequeno comercio. Son tempos difíciles onde investir si, pero gastar non tanto», opinó esta pescadera, que ayer no multiplicó las ventas.

La victoria culé, protagonista ayer en el Bar Cascudo

La celebración en el Bar Cascudo de San Xoán de Alba, Vilalba, que repartió varias series del número premiado, se extendió hasta las cuatro de la madrugada. Alegría, fiesta y barra libre para todos. Era un día histórico y había que celebrarlo. Todo en un contexto marcado por un estado de shock entre los propietarios, que ayer todavía no asimilaban lo sucedido. Afónicos y nerviosos seguían trabajando y sirviendo una comida para más de 20 comensales. «Vai ser un golpe de sorte para todos, pero seguiremos traballando. Iso si, este ano colleremos unhas vacacións», indicó Patricia, una de las dueñas. 

Más periodistas que clientes. Fue el ambiente en el Bar Cascudo, que repartió buena parte de los décmo, por la mañana. Por la tarde el futbol llenó el local.
Más periodistas que clientes. Fue el ambiente en el Bar Cascudo, que repartió buena parte de los décmo, por la mañana. Por la tarde el futbol llenó el local.

A primera hora de la mañana el bar se mostraba tranquilo tras la resaca de anoche y el momento de euforia llegó con el partido del Real Madrid- Barcelona. Cuando el segundo empezó a marcar los goles, comenzaron los gritos. Unos cantos que seguían a los iniciados 12 horas antes con los niños de San Ildefonso.

La honestidad tiene premio

manu otero

A una pontevedresa le toca la lotería con un décimo que le entregaron por error al comprar un boleto en Santander

Llámenlo destino, azar o karma. Como quieran. Pero hay veces que obrar de buena fe tiene premio. Y un premio millonario. Es el caso de una vecina de Pontevedra que fue de excursión por la costa cantábrica y, sin saberlo, volvió a casa con un boleto que la iba a hacer rica. «Fui de vacaciones por Cantabria y el País Vasco y compré un décimo en cada ciudad», contextualiza sin querer desvelar su identidad.

Al regresar a casa tras diez días de excursión, esta vecina de la ciudad del Lérez se disponía a guardar sus décimos en un lugar seguro cuando se dio cuenta de que uno de ellos, el que compró en Santander, venía con otro boleto pegado. «Eran dos décimos distintos», matiza.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Empresarios y Concello asesorarán a los premiados para que inviertan en Vilalba