Gordo, pero gordo gordo...

El sorteo de Navidad dejó en Galicia 533 millones, la mayor cosecha de la historia, focalizada en Vilalba

.

redacción / la voz

Refrán 1: Nunca choveu que non escampara. Después de un buen puñado de años desengañada, Galicia volvió a sonreír ayer con el sorteo de Navidad. Sus hijos siempre le han tenido fe a la cita, pero los bombos llevaban un tiempo caprichosos con las tierras de Breogán. Las magras cosechas del 2016 (5 millones), 2015 (11 millones), 2014 (24) y 2013 (cinco) tenían al personal un tanto mosqueado. Que si bolas calientes, que si nos miró un tuerto... El caso es que todos estos fantasmas se esfumaron a eso del mediodía de ayer. Cuando los cuatro zagales de San Ildefonso cantaron el 71198 no sabían la que estaban liando. 520 millones de euros del gordo para un pequeño municipio de menos de 15.000 habitantes. Vilalba, territorio sísmico. Casi tres lustros habían tenido que pasar para que el más legendario de los premios de azar visitase esta esquina del noroeste.

Refrán 2: Tanto va el cántaro a la fuente... Y es que los gallegos volvieron a abrir, generosos, sus carteras: 159 millones de euros se dejaron en décimos. Ahí es nada. Hay autovías más baratas. Puede que los bombos miren para otro lado, pero la fe es la fe. Que no se diga.

Refrán 3: A más años, más desengaños. El gordo, en realidad, fue ayer la cura de todos los males. El gordo y un estanco de Pontevedra que compró décimos por valor de diez millones del segundo premio en Santander y llenó las huchas de muchos de sus clientes. Porque de no haber sido por el fiestón vilalbés -este año no va a haber capón para tanto cuarto-, la tragedia gallega en el sorteo extraordinario podría haber sido de época. Del resto de los premios hubo noticias, sí, pero más bien modestas en relación con otras Navidades: apenas tres millones y medio de euros. La parranda se concentró casi toda en la provincia de Lugo. En Lourenzá y la capital, por ejemplo, la cosa dará para una romería de las chulas, con gaiteiros y pulpeiras: dos millones de euros del quinto premio, que cayó en el número 18065. Salvo una serie completa vendida en Vigo de uno de los cuartos, el 13378, el resto de las bolas que agraciaron a Galicia fueron esencia de país: todo minifundio. Un millón de euros del segundo premio, el 51244, vendido en décimos sueltos en hasta seis concellos distintos. 60.000 euros de otro quinto, el 58808, repartido por ocho municipios. 30.000 euros más del quinto más tímido, el 00580, en Val do Dubra, Vigo y Ferreira de Pantón. Y así hasta llegar a la parcelaria perfecta, uno de los últimos premios de la jornada: 240.000 euros de nuevo de un quinto, el 22253, distribuido en numerosas papeletas en Vigo, O Grove, A Coruña, Muxía, Val do Dubra, Santiago, Burela, Viveiro, Ribadeo, Celanova, Ourense, Ponteareas, Salvaterra y Tui.

Refrán 4: No se consuela el que no quiere. ¿No les parece?

Los premios que cayeron en Galicia

520.000.000 € | 71198 (1º)

Vilalba es, desde ayer, el corazón de la buena fortuna. Los 520 millones del Gordo que cayeron en el municipio son el mayor premio que Galicia ha recibido jamás.

11.000.000 € | 51244 (2º)

El propietario de un estanco de Pontevedra compró varios décimos del segundo premio en Santander y los vendió entre sus clientes habituales.

2.000.000 € | 18065 (5º)

Una administración de loterías de Lourenzá repartió entre su municipio y la capital de provincia dos millones de euros de uno de los quintos premios.

240.000 € | 22253 (5º)

Hasta catorce concellos de las cuatro provincias repartieron décimos de este quinto premio, el más atomizado de cuantos ayer beneficiaron a los gallegos.

200.000 € | 13378 (4º)

Una administración de Vigo repartió una serie completa de uno de los dos cuartos premios, esto es, diez décimos agraciados con 20.000 euros cada uno.

60.000 € | 58808 (5º)

Celanova, Carral, Mesón do Vento, Santiago, Lugo, O Porriño y Val do Dubra fueron algunos de los concellos que despacharon por ventanilla décimos de este premio.

30.000 € | 00580 (5º)

El número más bajo de cuantos ayer resultaron agraciados en el sorteo de Navidad fue también el que dejó un premio más modesto en Galicia: 30.000 euros.

El gordo duplica la riqueza de Vilalba

f. fernández
.

La lotería toca en un municipio de 15.000 habitantes que maneja un presupuesto de 13 millones y con un PIB de 263 millones, que en un solo día se multiplicó por dos

La felicidad no la dará el dinero, pero... Qué bien debe de sentar esa repentina lluvia de 520 millones de euros. Más si cae sobre una villa, como Vilalba, con 15.000 habitantes gobernados por un Ayuntamiento que maneja un modesto presupuesto anual cuarenta veces inferior, de 13,1 millones. Abrumadora es también la comparativa de ese premio gordo de la lotería de Navidad con el producto interior bruto (PIB) de la capital de la Terra Chá, pues resulta que en un solo día se ha duplicado la riqueza municipal de la tierra natal de Manuel Fraga, fijada por el Instituto Galego de Estadística en 263 millones en el año 2014 (último dato municipal disponible).

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Gordo, pero gordo gordo...