Internistas y médicos de familia se oponen a las nuevas especialidades mir

Consideran que establecer más modalidades debilita el espíritu del nuevo modelo de formación


santiago / la voz

¿Deben ser las enfermedades infecciosas una especialidad en el mir? La comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados considera que sí. En su última reunión aprobó una proposición no de ley para pedir que el Gobierno reconsidere la creación de esta especialidad médica en la reforma del sistema de formación sanitaria, un cambio que se conoce como troncalidad que organiza las diferentes especialidades en troncos comunes. Los residentes pasarían los dos primeros años formándose en ese tronco común para después pasar a una especialidad concreta. Claro que la decisión final sobre la creación de especialidades recaerá sobre la comisión de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud. La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas celebró la decisión parlamentaria y recordó que España es uno de los cuatro países de la UE que aún no tiene reconocida la especialidad, lo que «implica riesgos en la calidad asistencial».

Si 28 miembros de la comisión de sanidad creen que sí, que debe ser una especialidad, los médicos internistas consideran que no, que no debe serlo. Que la creación de nuevas especialidades es retroceder en el modelo de troncalidad y en la «apuesta general, de Estado» por un sistema de formación que potencie el «generalismo en los especialistas, que todos tuviesen una formación troncal». Lo explica el presidente de la Sociedade Galega de Medicina Interna, Rafael Monte, a raíz del anuncio de que la sociedad estatal se descuelga de ese modelo de troncalidad que vuelve a ver sacudidos sus cimientos.

Unos cimientos que nunca han acabado de ser firmes tras más de una década de trabajo. Porque en el 2014 el Tribunal Supremo anuló el decreto de troncalidad por carecer de una memoria económica adecuada. El pasado mes de junio, el consejo interterritorial, que reúne al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas, aprobó retomar el proyecto basándose en decreto del 2014.

«La postura de la Sociedad Española de Medicina Interna es apostar por la troncalidad», explica Monte, que no cree que sea «el momento para atomizar más las especialidades», ya que «el escenario al que vamos es al de enfermos crónicos, pluripatológicos que necesitan un médico en el sentido más amplio de la palabra». Comparte esta argumentación el presidente de la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria. «Isto de crear máis especialidades entendemos que non ten ningún sentido», afirma Jesús Sueiro, que recuerda que sobre la mesa está la creación de una especialidad de urgencias. «Ten máis sentido a creación de áreas de capacitación». Y eso es, precisamente, lo que defiende Rafael Monte en lo que a infecciosas se refiere: que se mantenga como área de capacitación específica -una superespecialización a la que se accede tras pasar por el tronco común y por la especialización-.

Los médicos de Atención Primaria también quieren que se rectifique el proyecto formativo. «Nós defendemos que a medicina de familia e os centros de saúde sexan centros de formación -explica Sueiro-. ¿Por que cando se forma un traumatólogo ou outros moitos especialistas non poden rotar por un centro de saúde?», se pregunta. Por eso, «non sería ningún disparate que todo o mundo tivese unha mínima rotación» por atención primaria y por medicina interna. «Ou por algún deles».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Internistas y médicos de familia se oponen a las nuevas especialidades mir