En el 2022 la información que se creerán la mayor parte de los usuarios occidentales será falsa

La consultora Gartner advierte sobre lo eficaz que está siendo la inteligencia artificial para distorsionar datos y crear información falseada

Kacper Pempel

Elecciones, atentados o acontecimientos de primer orden se distorsionan, cada vez con mayor frecuencia, en Internet a partir de cataratas de noticias falsas, fotos manipuladas, datos sacados de contexto y ejércitos de usuarios dedicados a difundirlos. Son las llamadas fake news, las noticias falsas que amenazan a la libertad de prensa y al periodismo, y que, como se pudo comprobar en el último año, han impactado en las elecciones de Estados Unidos, en el brexit y en el desafío secesionista catalán.

Esta tendencia, que los gigantes de Internet se han comprometido -por el momento, sin demasiado éxito- a combatir tras revelarse la operación de noticias falsas orquestada por Rusia para interferir en las elecciones que llevaron a Donald Trump a la presidencia, lejos de aminorarse, parece que se va a convertir en un desafío global o «una amenaza para la democracia», en palabras del parlamentario británico Damian Collins, al frente de una comisión parlamentaria encargada de encontrar soluciones para contener el fenómeno en Reino Unido. 

La consultora Gartner aventura ya ahora su preeminencia. Según su último informe Predicciones Tecnológicas para el 2018, analizado esta semana en un simposio Barcelona, en el año 2022 el público de las economías maduras ya consumirá más noticias falsas que verdaderas. «Con una cantidad cada vez mayor de noticias falsas, existe la necesidad de una supervisión estrecha», exhorta la consultora en el estudio.

Gartner advierte de que mientras que la «inteligencia artificial está demostrando ser muy eficaz en la creación de nueva información, también está siendo igual de eficaz en distorsionar los datos para crear información falsa». La consultora predice, incluso, que antes del 2020, este tipo de distorsión informativa puede alimentar fraudes financieros. Además, también muestra sus dudas de que durante los próximos tres años las principales empresas de Internet logren cosechar un completo éxito al intentar mitigar el problema.

Diez consejos contra las «fake news»

Facebook ha reforzado en los últimos meses las medidas contra estos contenidos. Por un lado, para limitar la tentación de hacerlo por motivos financieros ya que la gran parte de las noticias falsas se difundieron para ganar dinero con los clics, según la red social. Por otro lado, para evitar que se utilice la plataforma para manipular políticamente a los usuarios.

En septiembre, incluso, introdujo en su plataforma en España una nueva herramienta con la que se enseña a sus usuarios, a partir de diez consejos, a distinguir las noticias falsas. 

El primero de los consejos de Facebook pasa por no confiar en los titulares de las noticias, en especial si contienen admiraciones, mayúsculas o informan de hechos inverosímiles. Además, la red social recomienda comprobar las urls para asegurarse de que se trata de una fuente oficial.

Facebook aconseja también revisar otros aspectos como son las fuentes y el formato, y de si se trata de un sitio con más información creíble o si el diseño es extraño o descuidado. Asimismo, las fotos y las fechas son características que resulta importante revisar, ya que el material gráfico puede manipularse o sacarse de contexto, al igual que la cronología de los hechos.

La red social remarca la importancia de mantener una postura crítica ante la información, para así poder distinguir las noticias de broma y verificar los hechos consultando las fuentes internas empleadas para escribir la noticia, o bien revisando otros artículos publicados sobre el mismo tema.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

En el 2022 la información que se creerán la mayor parte de los usuarios occidentales será falsa