«Con el proteoma cada paciente tendrá un tratamiento personalizado»

Raúl Romar García
R. Romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Cesar QUIAN

Las primeras aplicaciones clínicas ya están en marcha, pero en el futuro revolucionará la medicina

29 oct 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Un diagnóstico muy precoz de las enfermedades que permita establecer un pronóstico ajustado a cada paciente y un tratamiento personalizado. El primer gran paso para conseguirlo lo dio el mapa del genoma humano y sus desarrollos posteriores, pero, por sí solo, es insuficiente. Es necesario conocer y caracterizar las proteínas que expresan los genes para determinar su relación con las distintas patologías, lo que permite identificar biomarcadores de diagnóstico, pronóstico y tratamiento. Es un desafío mayor, pero del que ya se han logrado avances aplicados en clínica. Es solo el principio de una revolución médica en la que Galicia está bien posicionada y para la que ya se prepara. La muestra es el curso de formación en proteómica clínica que se ha celebrado esta semana en el Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (Inibic), el primero del mundo de la especialidad. Su elección no fue por azar, ya que el grupo de Reumatología dirigido por Francisco Blanco, coordinador mundial del área de Reumatología en el Proyecto Proteoma Humano, tiene un destacado papel en los nuevos avances que se esperan. En el curso participaron referentes internacionales como Connie Jiménez, coordinadora mundial del cáncer en el Proyecto Proteoma Humano, y Fernando Corrales, responsable nacional de la plataforma de proteómica del Instituto Carlos III, Proteored.

-¿En qué fase se encuentra el mapa del proteoma humano?

-Fernando Corrales: El proyecto empezó en el 2010 y ha tenido unos años de desarrollo tecnológico muy importante. Ahora ya disponemos de herramientas que nos empiezan a permitir abordar el estudio de sistemas biológicos en toda su complejidad. Estamos empezando a desarrollar aplicaciones, justo en el momento en el que lo que hemos aprendido a hacer durante estos años está empezando a dar sus frutos.

-Connie Jiménez: Lo más importante no es obtener el mapa completo, sino que, con lo que ya tenemos, aplicarlo a enfermedades humanas y saber cuáles son las diferencias en la gente que tiene enfermedades en diferentes estadios. La técnica está disponible y lo importante, más allá de descubrir todas las proteínas, es disponer de muestras suficientes para estudiarlas, hacer anotaciones clínicas y correlaciones para entender qué es lo que pasa, que es lo que nos permite identificar biomarcadores para el diagnóstico y tratamiento de las patologías.