Vacas asturianas para proteger un valioso bosque de O Courel

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

SOCIEDAD

Vecinos de la localidad de Moreda crían un grupo de reses para mantener desbrozada una zona de alto valor medioambiental

06 oct 2017 . Actualizado a las 13:12 h.

Los visitantes que se acercan a la Devesa da Rogueira, el bosque autóctono más célebre de la sierra de O Courel, se encuentran desde hace tiempo con un numeroso grupo de reses que andan sueltas por el monte todo el día. Se trata de un rebaño de vacas de raza asturiana de la montaña -también conocidas como casinas- que fue formado hace ahora tres años por varios vecinos de la cercana localidad de Moreda. Aparte de los beneficios económicos que proporcionan a los propietarios, la principal función de estos animales es mantener desbrozados los terrenos próximos al bosque y reducir el peligro de incendios.

El rebaño está formado actualmente por un buey y 24 vacas de cría. Entre ellas, se cuentan ahora cinco becerras. «A idea ocorréusenos falando de que hoxe moitas terras quedan a monte e que a xente xa non cría gando como antes», explica Carlos Millares, copropietario de las reses junto con José Aira y José Castro. «Pensamos que sería interesante criar un rabaño para manter limpos os prados e aconselláronos comprar vacas desta raza, que se adapta moi ben ás zonas de montaña», agrega.

Buena adaptación

Desde que comenzó la experiencia, apunta Millares por otro lado, las vacas casinas se han adaptado perfectamente a la sierra y se arreglan por sí mismas sin apenas ayuda humana. No están estabuladas y pasan todo el año al aire libre. Tan solo en verano, para escapar de las moscas, buscan refugio por propia iniciativa en unas antiguas cabañas en las que se guardaban las ovejas. «Non temos que atendelas nin para os partos», dice el ganadero.