Nobel de Medicina para los investigadores que explicaron el reloj biológico

Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young son reconocidos por sus «descubrimientos de los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano»


La Voz / Redacción

Dormimos durante la noche y estamos despiertos durante el día. Podría ser de otra forma, pero no lo es porque tanto los seres humanos como las plantas o las animales adaptamos nuestro ritmo biológico a la rotación de nuestro planeta. Y ello es posible gracias a un reloj interno biológico que adapta con exquisita precisión nuestra fisiología a las diferentes fases de la jornada. Regula funciones críticas como el comportamiento, los niveles hormonales, la temperatura corporal y el metabolismo. Si se produce un desajuste en esta maquinaria, bien temporal, cuando experimentamos el jet lag tras viajar por varias zonas horarias, o crónico, cuando se produce una desincronización permanente entre nuestro estilo de vida y el ritmo dictado por nuestro cronometrador interno, el cuerpo se resiente, en el mejor de los casos, o se asocia con un mayor riesgo de enfermedades.

El funcionamiento de este reloj interno fue desvelado por los investigadores norteamericanos Jefrrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, que se acaban de convertir en los nuevos ganadores del Premio Nobel de Medicina y Fisiología.

Utilizando como organismo modelo la mosca de la fruta, los galardonados aislaron un gen que controla el

ritmo biológico normal diario normal. Mostraron que este gen cofifica una proteína que se acumula en la célula durante la noche y que luego se degrada durante el día. Luego  identificaron componentes proteicos adicionales de esta maquinaria, exponiendo el proceso que gobierna el mecanismo de relojería autosostenido dentro de la células. Gracias a ellos se sabe que los relojes biológicos funcionan por los mismos principios en células de distintos organismos multicelulares, incluidos los humanos. 

El reloj biológico es el que ayuda a a preparar nuestra fisiología para las distintas fluctuaciones del día. Esta adaptación regular es lo que se conoce como ritmo circadiano, que tiene su origen etimológico en las palabras latina circa, que significa alrededor, y muere, que es día. 

Hall nació en Nueva York en 1945 y ejerce en la Universidad estadounidense de Maine; Rosbash lo hizo en Kansas en 1944 y está en la de Waltham, mientras que su compatriota Youg, nacido en 1949 en Miami, está en la neoyorquina Universidad Rockefeller.

El reloj circadiano o cuando la rutina te sienta muy bien

Mila Méndez

Es uno de los propósitos que más se formulan ahora que se acerca el final del año: romper con la rutina. Sin embargo, hay ciertas costumbres que nunca deberíamos dejar de hacer. No ganar kilos y optimizar tratamientos médicos son algunas de las ventajas que se esconden tras esta palabra tan injustamente malinterpretada

Al igual que las plantas, los humanos también nos movemos al compás del planeta. Ellas cierran sus hojas cuando se pone el sol y las abren cuando sale. Nosotros, por lo general, hacemos lo mismo con los párpados. El culpable de esta tozuda costumbre se localiza en el núcleo supraquiasmático, un grupo de neuronas situado detrás de los ojos, en el hipotálamo. Es el reloj circadiano, capaz de distinguir la noche del día por las señales luminosas que detecta una vez que entran por la pupila. Este cronómetro corporal nos ata a unos ritmos de sueño, «envía mensajes que le indican a la glándula pineal del cerebro cuándo liberar melatonina», apunta Bibiana García Visos, bióloga y divulgadora en los Museos Científicos de A Coruña. Además, influye en otros aspectos fisiológicos como la regulación de la temperatura corporal, la presión arterial, la producción de hormonas o las funciones del aparato digestivo. Por eso, durante la madrugada aumenta la producción de vasopresina, disminuyendo la sensación de sed, o se reduce la actividad de los pulmones, aumentando la probabilidad de sufrir un ataque de asma.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Nobel de Medicina para los investigadores que explicaron el reloj biológico