¿Se puede cobrar más por el hielo del café?

La lista de precios, que deberá estar situada a la vista del cliente, tiene la clave de tan controvertido asunto


Redacción

Cobrar o no cobrar por el hielo en el café, esa es la cuestión. Y sobre todo después de que Rubén Sánchez, el portavoz de la asociación de consumidores Facua, publicase el libro Timocracia en el que reserva un capítulo a los bares y restaurantes en los que se cometen ciertas irregularidades abusivas ya sea en sus productos o en sus servicios.

A muchos clientes les resulta indignante que un establecimiento hostelero les cobre por el hielo en su consumición, y en cierto modo tienen razón. Pero hay que distinguir entre el hielo que se sirve con un refresco o el que se pide con un café. En el primer caso, los cubitos se colocarán en el mismo vaso del refresco sin necesidad de ningún elemento más para prestar el servicio. Por lo tanto, no tiene demasiado sentido cobrar por algo que resulta imprescindible para poder disfrutar de la consumición.

Sin embargo, en el supuesto del café sí será necesario un nuevo recipiente en el que verter la bebida, y en algunos casos (eso ya depende del local), incluso vendrá acompañado de su correspondiente plato y cucharilla. Teniendo todo esto en cuenta, ya parece menos descabellado que el café con hielo tenga un incremento en su precio en comparación con su versión caliente.

Y si nos ponemos en la piel del hostelero incluso podríamos entender que se cobre por el hielo si tuviésemos en cuenta el consumo que supone el funcionamiento de la máquina de hielo en la factura eléctrica. Pero somos clientes y hemos ido a beber, no a hacer ejercicios de empatía.

Con la ley en la mano, el único modo que tienen los establecimientos de cobrar por el hielo del café es haberlo recogido como tal en la carta de precios. Es decir, en tu factura no puede venir el precio de un café por un lado y el del hielo por el otro como si se tratase de dos productos independientes. Y si el hielo extra está registrado como tal en una lista de precios, que además deberá estar visible para los clientes, podrá parecernos una actitud mezquina, pero será completamente legal.

Restaurantes que cobran por el mantel, por el hielo o por pasar más la carne

Olga Suárez

Facua recopila en un libro los timos que más indignan a la población y dedica un apartado a los que se viven en bares y restaurantes

«Servicio de lavandería, 1,75 euros» Es el precio indicado en el tíquet que recibieron los clientes de un restaurante por utilizar el mantel sobre el que comieron. «Se trata de una práctica tan ilegal y absurda como que cobraran un extra por limpiar la mesa, por que los vasos no estuviesen sucios o por el afilado de los cuchillos», destaca Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores Facua y que acaba de publicar el libro Timocracia.

Este manual intenta recopilar anécdotas y situaciones indignantes que sufren cada día los consumidores en muchos ámbitos de su vida diaria; y dedica un apartado especial, el capítulo 5, a los «Bares para no volver». A lo largo de sus páginas, desgrana una treintena de situaciones que, como él mismo advierte, «pueden pasarte en un restaurante para que decidas no pisarlo nunca más».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Tags
Comentarios

¿Se puede cobrar más por el hielo del café?