El Sergas avisará al pediatra si un menor va a urgencias con una intoxicación etílica

Sanidade quiere mejorar el protocolo para atajar el consumo de alcohol

.

Santiago / la Voz

Los meses de verano son los que registran un mayor número de intoxicaciones etílicas. También entre los menores. Porque la normalización del consumo de alcohol es una realidad, «y es algo que nos preocupa mucho, los menores beben porque lo ven como una actitud normal por parte de los adultos», recuerda el subdirector de fomento de estilos de vida saludable del Sergas, Jorge Suanzes. La Xunta ha creado un grupo de consenso entre sociedades científicas, profesionales, padres y otros colectivos, para elaborar una serie de propuestas que mejoren la ley del 2010 de prevención del consumo de alcohol en menores. Entre ellas, mejorar el protocolo para cuando un menor acude al servicio de urgencias con una intoxicación etílica. Ya se avisa a los padres y se realizan una serie de recomendaciones, pero Sanidade quiere ir más allá, incorporando alertas para los pediatras.

«Ya se protocoliza -apunta Suanzes- pero a lo mejor no de una forma suficientemente ordenada, queremos que se avise al pediatra para que cuando el menor acuda a una revisión este haga una intervención breve. Se trata de una serie de consejos que han demostrado gran efectividad a la hora de intentar corregir estos problemas», apunta.

La asistencia sanitaria es solo una pata. El grupo de consenso tiene claro cuál es la asignatura pendiente cuando se habla del consumo de alcohol en menores «la prevención familiar, si no somos capaces de llegar a las familias para que ejerzan su papel de forma correcta, va a ser muy complicado luchar contra este problema». Un ejemplo, uno de las factores que predicen el consumo de alcohol en menores es la hora de llegada a casa y el dinero disponible. Es decir, que las normas familiares son esenciales para reducir el riesgo.

Y finalmente la reforma de la ley no se olvida de otra de las herramientas principales, las entidades locales. «Una buena parte del documento va orientado a lo que pueden hacer las entidades locales», añade el subdirector de estilos de vida saludable del Sergas. «Los ayuntamientos no pueden tratar el tema del alcohol en menores y del botellón solo con un tema de orden público, que lo es, sino también como un problema de salud», dice. 

Un mes de campaña

El verano es una temporada crítica, y estos días que se avecinan, con el puente más festivo del año, más aún. Durante estos meses personal de la consellería se desplaza a los lugares en donde están previstas más aglomeraciones de gente, siempre en colaboración con las unidades de prevención local, para informar y repartir folletos alertando sobre las consecuencias no solo del alcohol, sino del consumo de todo tipo de drogas. 

El 061 realiza más de 800 asistencias en los meses de verano, y en el resto no llega a 700

Los datos del consumo excesivo de alcohol durante los meses vacacionales son claros. Durante el año 2016, el 061 superó en los meses de julio y agosto más de 800 asistencias por consumo de alcohol, aunque no todas acabaron en un centro sanitario. Los datos son totales, es decir, no se corresponden solo con menores. En diciembre, otro mes con una importante presencia de celebraciones, la cifra superó las 700, pero en el resto del año apenas se superan las 600. La relación entre meses de verano y otros períodos vacacionales con la ingesta de alcohol es directa, y en cuanto a los días de la semana, viernes, sábado y domingo concentran la mayoría de las asistencias.

Por su parte, la Policía Autonómica realizó la pasada semana 104 inspecciones en 14 concellos para cumplir con la ley de prevención de bebidas alcohólicas en menores. No solo se expedienta a los menores que beben, sino a los locales que venden.

Votación
13 votos
Comentarios

El Sergas avisará al pediatra si un menor va a urgencias con una intoxicación etílica