La Xunta descarta que la gripe aviar causara la muerte de los cormoranes de O Grove

Maruxa Alfonso Laya
m. alfonso O GROVE / LA VOZ

SOCIEDAD

Un análisis realizado por técnicos del Ministerio de Medio Ambiente revela que no fallecieron por causas infecciosas

10 jul 2017 . Actualizado a las 18:33 h.

La gripe aviar no fue la causa de la muerte de los cinco cormoranes que esta semana aparecieron en la playa de Raeiros, en O Grove. La enfermedad ya quedaba descartada en las pruebas preliminares que los técnicos de la Administración autonómica realizaron a las aves. Y fue desechada completamente como causa de la muerte horas después, cuando la Consellería de Medio Ambiente recibió el resultado de los análisis realizados por el Ministerio de Medio Ambiente. Estos revelaban que no habían sido causas infecciosas las que había causado el fallecimiento de las aves. Los técnicos continúan investigando para saber qué les pudo ocurrir a estos cinco cormoranes.

Los técnicos siguen trabajando para saber qué les pudo ocurrir a estas cinco aves Desde Medio Ambiente explican que, en cuanto se tuvo constancia de lo sucedido, se activó el protocolo de actuación, coordinado por esta consellería y la de Medio Rural. Lo primero que se hizo fue trasladar los cadáveres, que estaban en manos de los servicios de emergencias de O Grove, al Centro de Recuperación de Fauna de Cotorredondo. Fue allí donde se les practicó la autopsia y se les tomaron las primeras muestras.

Aunque todavía se estaba a la espera de los resultados definitivos, a última hora de la mañana de este viernes, desde la Administración autonómica ya se aclaraba que tanto las pruebas preliminares, como los análisis realizados por los técnicos, dejaban ver que no había causas infecciosas en la muerte de los cinco cormoranes encontrados en Raeiros. A primera hora de la tarde, nuevos análisis dejaban claro que no había sido una infección lo que había matado a las aves. Estos fueron realizados por el Ministerio de Medio Ambiente en Madrid y descartaban, por completo, que las aves hubieran sido víctimas de la temida gripe aviaria. No hay que olvidar que O Grove es una zona de especial riesgo de esta enfermedad, precisamente por contar con un gran número de aves migratorias.