La Xunta investiga si la gripe aviaria mató a cinco cormoranes en O Grove

Maruxa Alfonso Laya
m. alfonso O GROVE / LA VOZ

SOCIEDAD

Las aves aparecieron muertas esta semana en la orilla de la playa de Raeiros

07 jul 2017 . Actualizado a las 11:48 h.

O Grove es uno de los municipios gallegos calificado de «zona de especial riesgo» de introducción de la gripe aviaria. Una circunstancia que viene motivada por la elevada densidad de aves migratorias que se concentran en esta localidad. Por eso no es de extrañar que cuando en una de las principales playas de la localidad aparecieron cinco cormoranes muertos, las alarmas se disparasen. Fue lo que sucedió esta semana. Un particular dio aviso de que había varias aves tiradas sobre la arena. Desde el Concello se informó a la Xunta, que puso en marcha el correspondiente protocolo. Las aves serán analizadas por los técnicos autonómicos para determinar si hay alguna posibilidad de que hayan sido víctimas del temido mal.

Fue el miércoles cuando un vecino que paseaba por la playa de Raeiros, muy próxima a A Lanzada, se fijó en que cerca del agua había cinco cormoranes muertos. Estaban desperdigados a lo largo de la orilla, como si los hubiera depositado allí la marea. Tras subirlos a la arena, dio aviso a los servicios de emergencias, que procedieron a retirarlos de inmediato. Informado el departamento de Medio Ambiente del Concello, este decidió comunicar lo sucedido a la Xunta, pues le resultaba extraño que tal cantidad de animales hubieran fallecido al mismo tiempo. Fue la Administración autonómica la que alertó de que la muerte de estas aves podría tener su origen en la gripe aviaria, por lo que se ordenó poner en marcha el protocolo.

Recogida de las aves

Operarios de la Administración autonómica se van a ocupar de recoger los cormoranes, que permanecen almacenados en el departamento municipal de emergencias a la espera de saber cuál va a ser su destino. Los animales serán ahora analizados para determinar si existe alguna posibilidad de que pudieran verse afectados por esta enfermedad, que ya se ha detectado en países vecinos, como Francia, o en otras comunidades españolas, como Cataluña. En Galicia, por ahora, no se ha registrado ningún caso de esta afección.