La Xunta Electoral valida 14.468 firmas para impulsar la custodia compartida

Ahora deberá remitirlas a la mesa del Parlamento de Galicia, que es quien debe convocar la sesión de toma en consideración

.

Santiago / la voz

La Xunta Electoral reunida en la sede del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha verificado 14.468 firmas válidas para seguir adelante con una Iniciativa Legislativa popular para impulsar en Galicia la custodia compartida. El acto de validación se realizó ayer y se descartaron 727 firmas de las 15.195 presentadas por distintos motivos, una cifra habitual en este tipo de iniciativas.

La Asociación Gallega de Madres y Padres Separados quiere que el Parlamento elabore una ley de corresponsabilidad parental, como ocurre en otras comunidades autónomas, para que el modelo preferente en caso de separación de los padres sea el de custodia compartida. Y han recogido casi 15.000 firmas «porque non temos recursos para máis, non podemos estar todo o tempo na rúa, pero xa sabiamos que o apoio social estaba aí», explica Abel Lamas, representante de la comisión promotora de la ILP.

Reunidas todas las firmas, la Xunta Electoral Central tiene unos días para remitirlas a la mesa del Parlamento de Galicia, que es quien debe convocar la sesión de toma en consideración, en donde un miembro de esta comisión defenderá la necesidad de elaborar la norma.

Los impulsores, aunque ya se han reunido con los distintos grupos parlamentarios y han encontrado una receptividad muy alta, volverán a hacerlo ahora que la ILP está a punto de llegar a la Cámara gallega. País Vasco, Navarra, Cataluña, Aragón o Valencia ya tienen legislaciones como la que defiende la asociación, y que busca que los hijos de parejas separadas puedan crecer en hogares de custodia compartida y no solo con uno de los progenitores. El Parlamento debe decidir aún si toma en consideración la propuesta, y si lo hace comienza el proceso de tramitación de la ley.

Votación
7 votos
Comentarios

La Xunta Electoral valida 14.468 firmas para impulsar la custodia compartida