Un hotel con «spa» en el viejo palacete

Italia cede 103 edificios a jóvenes y apuesta por un turismo alternativo

.

Roma

Hay viejas escuelas, casas de los peones camineros, estaciones, palacios y también sencillas granjas. En común tienen dos cosas: todos pertenecen al estado italiano y son edificios abandonados. Por eso la Agenzia del Demanio, que se ocupa de todos los bienes del Estado, ha presentado un ambicioso proyecto con la intención de restaurar y utilizar estos edificios para actividades turísticas. La idea es promover un turismo alternativo, alejado de las rutas congestionadas y potenciar aquellas que se realizan a pie o en bicicleta como la Vía Francígena o la Via Appia.

Para ello la agencia, en colaboración con el Ministerio de Bienes Culturales y el Ministerio de Transportes, pone a disposición 103 edificios para ser restaurados por privados, empresas, cooperativas o asociaciones formadas por jóvenes menores de 40 años. Algunos inmuebles están en completo abandono y otros simplemente en desuso.

Durante la presentación del proyecto el director de la Agenzia del Demanio, Roberto Reggi, explicó que este nuevo reto «resume nuestros objetivos: recuperar inmueble no utilizados, colaborar con entes locales, involucrar a los ciudadanos y transparencia en la gestión del patrimonio». A través de un concurso público que tendrá lugar este verano, los inmuebles serán dados en gestión gratuita por un mínimo de nueve años renovables por otros tantos años o en concesión de valorización por un máximo de 50 años. Tendrán que ser transformados en pequeños hoteles, restaurantes o bares, centros de asistencia, de actividades lúdicas, culturales o de formación, talleres de artesanía o incluso spas o puntos de atención médica. La condición es que respondan a las exigencias de parada, permanencia, ocio o relax de los turistas. 

Distintas rutas

Los 103 edificios se encuentran distribuidos por toda la península italiana y forman parte de varias rutas: la Vía Apia, que va de Roma a Bríndisi, la Vía Francígena que lleva a los peregrinos de Europa a Roma, el Camino de Francisco, que sigue los viajes del santo, al igual que el Camino de San Benito, y la ruta de ciclo turismo Viento, Sol y Agua en la Apulia.

El proyecto forma parte del Plan estratégico de Turismo 2017-2022 por lo que tendrá una continuidad en los próximos años en los que a estos primeros edificios se añadirán anualmente otros 100. Además el Ministerio de Bienes Culturales dedicará 3 millones de euros para ayudar a las empresas que participen en el proyecto y acompañarlas en los dos primeros años de vida. El ministerio de Transportes también participa financiando las infraestructuras para mejorar las rutas. «El turismo lento, los caminos y las rutas ciclistas están de moda y en ellos podemos desarrollar inmuebles de distintos tipos, desde castillos hasta las casas de los peones, para permitir de esta manera inversiones adaptadas a todos, incluso a los jóvenes», apuntó Roberto Reggi.

Para que los usos de los inmuebles sean a gusto de todos, hasta el 26 de junio estará abierta una consulta pública en la que pueden participar todos aquellos que lo deseen, desde los peregrinos, bikers y aficionados al senderismo, hasta quienes viven a lo largo de estas rutas, jóvenes, empresarios y todos aquellos que quieran aportar sus ideas a esta iniciativa que surge después de otra centrada en la recuperación de faros y edificios costeros, que ha tenido un gran éxito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Un hotel con «spa» en el viejo palacete