Nazario Martín: «Los políticos deben creer que pasar del ladrillo a la neurona es gratuito»

Raúl Romar García
R. romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Pablo Cuadrado

Martín asegura que «la recuperación económica de España todavía no ha llegado a la investigación»

27 mar 2019 . Actualizado a las 20:43 h.

Una nueva sombra se cierne sobre la ciencia. La de los hechos alternativos. La de la creencia frente la evidencia, la de la suposición frente a los datos contrastados. Es la amenaza, auspiciada por la Administración Trump, a la que los científicos de Estados Unidos han respondido con la Marcha por la Ciencia, que se celebra hoy y que se ha convertido en un fenómeno global que también ha llegado a España. La iniciativa es apoyada por la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), que al nuevo riesgo suma su tradicional debilidad: el recorte en los fondos de I+D+i. «La recuperación económica no ha llegado a la ciencia española», asegura Nazario Martín, presidente de una organización que agrupa a 80.000 investigadores.

-¿La ciencia mundial está realmente amenazada?

-Yo no diría tanto, pero los científicos sí estamos alarmados. Hay una parte de la sociedad y de la política que, por alguna razón, está proponiendo hechos alternativos frente a, por ejemplo, el cambio climático, que es un hecho científico probado. Pero no es una situación que debería preocupar solo a los científicos, sino que afecta a los ciudadanos de a pie, porque estamos hablando de la salud del planeta. Y es algo en la que nos la jugamos todos.

-No es el único caso.

-No. Estamos en un momento en el que se ofrece el creacionismo como una alternativa en las escuelas, en el que aparecen curanderos y homeópatas y en el que la gente se cree cualquier cosa de falsos profetas que aparecen en televisión. Se tiene la percepción de que la ciencia está amenazada por cuestiones que no tienen ninguna base científica. Y no hay que olvidar que es la ciencia la que ha hecho progresar a la sociedad y que, aunque, aunque a veces se equivoque, tiene sistemas para autocorregirse a sí misma. Que la gente no se deje engañar por curanderos.