La gran alternativa para los que renuncian a Túnez, Egipto y Turquía

Las claves de España son sus fortalezas internas, como los atractivos culturales y naturales


redacción / la voz

España es el país número uno en el sector turístico. Así lo señala el informe del World Economic Forum, difundido este mismo año. Las claves son sus fortalezas internas, como los atractivos culturales y naturales, y la capacidad de convertirse en una alternativa apetecible para los viajeros que descartan ahora otros destinos que han sido golpeados por los ataques yihadistas. 

La ecuación es sencilla. Bajan las cifras de Egipto, Túnez y Turquía y suben las de España. Muchos rusos buscaban sol y playa en la Península del Sinaí y los encontraban en Sharm el-Sheikh, a orillas del Mar Rojo. Suponían casi un tercio de los viajeros que llegaban a Egipto. Pero todo cambió con el atentado contra el Airbus 321 ruso, que costó la vida a 224 personas. El número de visitantes se desplomó. Fuentes del Ministerio de Turismo egipcio fijaron la caída total en cuatro millones: de 9,3 en el 2015 a 5,3 en el 2016. Llegaron 900.000 británicos menos el año pasado. Además, el precio de la obtención de las visas prácticamente se ha doblado, lo que encarece bastante el viaje en familia. Los rusos, los que más gastan junto a los chinos, no necesitan este permiso para algunos de los países más golpeados por el terrorismo integrista y sí para viajar a España. Pero los españoles han facilitado los trámites para que puedan llevarse a cabo desde distintas ciudades rusas.

El descenso es notable también en Túnez y Turquía. En ambos, el zarpazo del terror golpea directamente al sector turístico. Ataques en el Museo del Bardo, en una playa tunecina, en el aeropuerto de Estambul... Los datos de los cruceros dibujan con claridad el desastre. Los turcos recibieron un 65 % menos de cruceristas en el 2016. En el caso de los tunecinos, la llegada de estos barcos se ha reducido en más de un 90 %. España es el segundo país del Mediterráneo en este tipo de turismo, con 6,7 millones, muy por detrás de los 11,4 de Italia, pero en ascenso. Barcelona es el puerto líder, con 2,6 millones de pasajeros. 

Escapada urbana

Pero España no solo absorbe los turistas de sombrilla. También atrae a muchos de los que prefieren una escapada urbana o cultural en territorio de la UE y evitan otras zonas que perciben bajo una amenaza mayor. Porque París, el gran destino europeo por excelencia, se resiente a raíz de los atentados. El Gobierno francés preparó fondos para frenar el descenso. El citado estudio del World Economic Forum indica que Francia ha bajado cinco puestos en el ránking de la imagen de seguridad.

El informe internacional que coloca a España en el primer puesto mundial se apoya en que la relación calidad-precio que ofrece el sector sigue siendo muy valorada. También logran nota las conexiones aeroportuarias, en las que los españoles se sitúan en el top-ten.

El presente es de éxito. Pero en el futuro hay retos. Como el brexit (caída de la libra y la nueva relación con el Reino Unido) y la batalla para no morir de éxito y lograr un turismo sostenible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La gran alternativa para los que renuncian a Túnez, Egipto y Turquía