Manipular la identificación de un perro puede costar 30.000 euros de multa

La nueva ley de bienestar animal castiga su uso para la mendicidad


redacción / la voz

El maltrato animal no es una cuestión que deba tomarse a broma. Pero no solo eso. Además de castigar con mano de hierro la amputación estética, el abandono, la tortura o, por ejemplo, la muerte de camadas no deseadas (una práctica que era común, sobre todo en el rural), la nueva ley de bienestar animal, aprobada anteayer en el Consello de la Xunta y que ahora irá al Parlamento para su aprobación, multará la manipulación de la identificación de los animales. Lo hará cuando se trate del microchip obligatorio que han de llevar los perros, gatos o hurones, pero también cuando afecte a la documentación relativa a vacunas o al pasaporte necesario para ir a otras comunidades o países. Hacerlo está calificado en la nueva norma como una falta muy grave y los que la infrinjan se enfrentan a multas que varían entre 5.000 y 30.000 euros.

No ponerles el microchip obligatorio también merece escarmiento económico, según dice la norma.

Esa negligencia es una falta grave que está penada con un montante económico de entre 501 y 5.000 euros. De todas formas, de corregir la falta con diligencia, la multa podría quedar en menos. Pero ha de hacerse antes de que termine el proceso administrativo sancionador, como explican desde Medio Ambiente.

Todo esto no son más que algunas de las novedades de una normativa demandada por muchos colectivos de defensa de los animales. Como informa Javier Romero, José Carlos Vidal, responsable de Vox Anima, indica que el nuevo texto «incluye grandes aciertos que no pensaba que fuera a aprobar el PP, como, por ejemplo, prohibir los circos que usen animales salvajes. Pero al mismo tiempo deja fuera medidas que deberían ser urgentes, como marcar unos criterios para sacrificar perros en las lacerías. La buena noticia en ese terreno es que a partir de ahora serán los veterinarios los que deban decir la última palabra a la hora de hacerlo, algo que hasta ahora no pasaba. La regulación de animales exóticos no se trata, y tampoco el tema de prohibir las corridas de toros».

Pero la ley que ahora rebotarán al Parlamento tiene otras novedades. Recuerdan desde Medio Ambiente que penará «empregar animais para desempeñar traballos ou actividades nos que o esforzo esixido supere a súa capacidade ou se poña en perigo a súa saúde (falta leve), non manter actualizados os datos comunicados aos rexistros obrigatorios (leve), empregar especies non domésticas nos circos (moi grave), mutilar animais carecendo da prescrición e control da veterinaria (moi grave) ou levar os animais atados a vehículos de motor en marcha (grave)».

Comerciar de forma ambulante o usar perros para mendigar también está penado. En este último caso, calificado como una infracción de carácter leve, han de ser los ayuntamientos los encargados de poner la multa a aquellos que lo hagan. Entonces queda a criterio de las normas de cada ayuntamiento. No es el caso de las faltas graves o muy graves, que ejecutará la Xunta.

Colectivos de defensa de los animales han convocado para mañana a las doce protestas en Vigo, Ourense y Santiago para pedir castigos penales.

100-500 € 

Leve. Someterlos a un sobreesfuerzo es una falta leve.

501-5.000 € 

Grave. No está permitida la mutilación estética, algo grave.

Hasta 30.000 € 

Muy grave. Por ejemplo, el maltrato que cause daños invalidantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Manipular la identificación de un perro puede costar 30.000 euros de multa