Rusia niega su relación con el ciberataque a Yahoo tras acusar EE.UU. a sus espías

El «hacker» detenido en Canadá exhibía en las redes una vida de lujo


nueva york, toronto / agencias

La historia puede parecer el argumento de una película de la Guerra Fría donde el espionaje y contraespionaje estaban a la orden del día. Pero forma parte de una realidad muy jugosa, ahora que las relaciones entre Donald Trump y Vladimir Putin están tan en boca de la opinión pública. Justo un día después de que el departamento de justicia de Estados Unidos acusara formalmente a dos espías rusos del Servicio Federal de Seguridad (FSB o antigua KGB) de orquestar el robo de información de más de 500 millones de cuentas de Yahoo en el 2014, llegó la respuesta de Gobierno de Vladimir Putin. «Hemos dicho en varias ocasiones que no se puede hablar de ninguna participación oficial de las autoridades rusas», desmintió el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, quien también negó toda participación del servicio secreto interno FSB en el ataque.

Pero tanto la investigación realizada por el FBI, como el estilo de vida de Karim Baratov, el hacker detenido en Canadá esta semana y que, supuestamente, fue contratado por los agentes rusos, parecen indicar lo contrario. El FBI acusa a los agentes Dimitri Dokuchajev e Igor Sushchin de haber contactado con dos piratas informáticos, el ruso Alexei Belan (Magg), por el que el Gobierno estadounidense ofrece una recompensa de 100.000 dólares, o el kazajo-canadiense, Karim Baratov, para instarlos a robar información privada de altos funcionarios de Rusa y Estados Unidos, además de datos de empleados de diferentes empresas privadas. Por ello, los acusa de hackeo, fraude, espionaje económico y robo de secretos comerciales.

Aunque no solo el Gobierno ruso se ha desvinculado de los ataques perpetrados en el 2014. El abogado del joven detenido en Canadá, Jack Virk, defendió la inocencia de su cliente del que dijo que estaba muy «asustado». En declaraciones a una cadena canadiense añadió que la demanda contra ese joven, de solo 22 años, que vive en la localidad canadiense de Ancaster, a unos 80 kilómetros al suroeste de Toronto, puede deberse a motivos políticos. Baratov tuvo ayer una breve vista judicial en la ciudad canadiense de Hamilton para explicar lo ocurrido.

Amor por el lujo

Pero más allá de lo que ha dicho el abogado, su perfil de Facebook lo delata. Presenta a un joven al que le gusta el lujo, sobre todo los coches. Fotos que había colgado en su cuenta lo muestran. Y no solo eso. Fue en la red social donde dijo que había ganado su primer millón de dólares a los quince años debido a la realización de servicios en Internet, pero no especificaba cuáles. De hecho, en Ancaster, donde vive, lo conocen como un joven que se hizo multimillonario tras deshacerse de una compañía en Internet. La investigación del FBI parece indicar que su fortuna viene por otro lado. Dice que el servicio ruso le habría pagado 100 por cada clave de email, tal y como publicaron los diarios de Canadá.

Pero podría no ser el único detenido. Como apunta la agencia DPA aludiendo a varios medios de comunicación, uno de los agentes, Dimitri Dokuchajev, fue detenido en diciembre en Moscú y será procesado por alta traición. «La participación y dirección de los agentes (del servicio secreto ruso) con responsabilidad de hacer cumplir la ley hace que su conducta sea mucho más indignante», dijo la asistente del fiscal general estadounidense, Mary McCord.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rusia niega su relación con el ciberataque a Yahoo tras acusar EE.UU. a sus espías