«Si el bus viene a Galicia moveremos a todo el LGTB e iremos a la Fiscalía»

La campaña de Hazte Oír contra la identidad de género provoca un fuerte rechazo


redacción / la voz

«Si pudiera ir ahora a Madrid y plantarme delante de ese autobús les contaría mi realidad: mi hermano es transexual, tiene 10 años y no puede ni coger un avión porque no tiene el DNI que le corresponde. Va a un colegio en Vigo en el que entienden su identidad y en el que educan a los alumnos en el respeto a niños como mi hermano, y ahora quieren llegar estos a aparcar su bus delante de centros educativos para fomentar el odio al diferente, el bullying y para atacar los valores en los que están creciendo por suerte muchos alumnos». Emma habla con rabia de la polémica generada este martes por la última campaña publicitaria de la asociación Hazte Oír.

;
Así es el bus contra los niños transexuales Asociaciones y políticos claman contra la iniciativa de «Hazte oír». Cristina Cifuentes trasladará el caso a la Abogacía General de la comunidad.

Esta entidad que mediante la recogida de firmas promueve «la vida, la familia y la libertad», presentó ayer un autobús que recorrerá diferentes ciudades de España -todavía no saben si vendrán a Galicia- con el siguiente mensaje: «Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo». ¿Su intención? «Denunciar que en diez comunidades se obliga a los niños a tener un comportamiento LGTB, entre ellas Galicia, que tiene una ley de adoctrinamiento sexual», explica una portavoz de Hazte Oír. Según explica, promocionarán el libro ¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio?, en el que muestran «cómo se impone en la sociedad la ideología de género con el pretexto de la no discriminación».

Para Cristina Palacios, presidenta de la asociación Arelas -de familias de menores transexuales-, esto es un sinsentido porque «lo único que se está haciendo en Galicia es aprobar derechos fundamentales para todos. La realidad transexual no está en ningún currículo educativo, solo queremos que se visibilice, no que sea obligatorio. Es como decir que se intenta imponer una discapacidad por el hecho de que aparece en los libros». Y añade: «En nuestra comunidad hay un protocolo educativo que ayuda a los docentes a saber qué pautas seguir si tienen en el centro un alumno transexual. Todo lo conseguido no lo van a derribar ahora, y si vienen a Galicia con sus teorías iremos a la Fiscalía e intentaremos movilizar a todo el colectivo LGTB gallego. Quietos no nos vamos a quedar».

;
«Están dando argumentos a los que acosan a nuestros hijos» Cristina Palacios, la presidenta de la Asociación Arelas, de familias gallegas con menores trans, censura la actividad de la plataforma Hazte Oír, a los que acusa de ir «en contra de los derechos humanos de estos niños saltándose varias leyes»

La indignación llegó hasta esferas que seguramente Hazte Oír no esperaba. De hecho, la Abogacía del Estado, a petición del Gobierno central, del PSOE, de la Comunidad de Madrid y de Unidos Podemos, se plantea remitir los hechos a la Fiscalía ante la sospecha delictiva. La Generalitat catalana, por su parte, ya ha puesto las cartas sobre la mesa enviando al fiscal delitos contra el odio derivados de dicha campaña. 

Inmovilizado por la policía

La Policía Municipal de Madrid decidió inmovilizar el martes a última hora este autobús que prometía visitar Valencia, Bilbao, Vitoria, Pamplona, Zaragoza o Barcelona. Aunque Ada Colau había advertido previamente de las multas a las que se enfrentaría esta organización si el autobús pisaba la capital catalana.

Mientras las críticas se sucedían a chorro, el presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, manifestaba que la asociación estaba sufriendo «amenazas incitando a quemar o apedrear el autobús, cuando no se pretende ofender ni discriminar a nadie».

Un colectivo que no cree en un modelo de familia alternativo 

«Defendemos la libertad y creemos en el respeto», manifiestan fuentes de Hazte Oír al ser preguntados por la polémica del autobús. Sorprendidos por el escándalo, explican que el efecto dominó que generan las redes sociales impide que el mensaje de sus textos se comprenda con claridad. Pero no es la primera vez que esta organización provida está en el ojo del huracán. Sus mediáticas campañas no han pasado desapercibidas para colectivos homosexuales o feministas, que se han encargado en innumerables ocasiones de que las pretensiones de esta asociación no llegaran a buen puerto, pero no siempre ha sido así. El Corte Inglés retiró el pasado año un anuncio en el que dos padres homosexuales preparaban la vuelta al cole de sus hijos debido a que Hazte Oír consiguió 21.000 firmas. Sin embargo, no pudieron con VIPS, que mantuvo la imagen de una pareja gay a pesar de las presiones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Tags
Comentarios

«Si el bus viene a Galicia moveremos a todo el LGTB e iremos a la Fiscalía»