La Policía Autonómica denunció a 424 menores por consumir alcohol o tabaco

Algunas de las sanciones a los establecimientos tienen que ver con la instalación o difusión de cartelería y otro tipo de reclamos


santiago / la voz

La Policía Autonómica ha intensificado los controles en toda Galicia relativos al cumplimiento de las leyes de consumo de alcohol o tabaco por menores. En el 2016 hizo un 20 % más de inspecciones e incrementó notablemente las identificaciones, lo que supuso un aumento de las denuncias en un 28 %. Traducido a cifras absolutas, el cuerpo policial realizó más de cinco mil controles que han derivado en 822 denuncias, de las cuales 424 son contra menores por consumo de tabaco y de alcohol, ya fuera en la vía pública o en locales.

Los agentes autonómicos también han detectado irregularidades respecto al consumo de tabaco en establecimientos en 126 ocasiones, aunque los negocios tuvieron más problemas por cuestiones relacionadas con el alcohol. En total se tramitaron 271 denuncias por vender copas a menores, pero también por permitir su entrada en locales donde estaba prohibido o por promocionar el consumo a través de las llamadas happy hour -tradicionalmente es una oferta de dos copas por el precio de una- o por rebajar directamente el precio de las bebidas. Algunas de las sanciones tienen que ver con la instalación o difusión de cartelería y otro tipo de reclamos. 

También en supermercados

El informe, que fue presentado por el presidente de la Xunta tras la reunión semanal de su Gobierno, puso el acento en el hecho de que las denuncias a menores por beber alcohol crecen un 36 %, y la idea de la Administración es continuar intensificando los controles en locales habituales de la movida nocturna en Galicia, pero también en supermercados y tiendas 24 horas con licencia para su venta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La Policía Autonómica denunció a 424 menores por consumir alcohol o tabaco