Clases de refuerzo para luchar contra la exclusión educativa

La Obra Social 'La Caixa' impulsa este programa de la asociación Rexurdir para inmigrantes y autóctonos en Marín


redacción / la voz

La exclusión en las aulas es una lacra contra la que se lucha especialmente desde la asociación Rexurdir, en Marín. En este concello pontevedrés, según explica Patricia Fuentes, psicóloga de esta organización que lleva más de veinte años trabajando en campos como el sanitario, el familiar o el comunitario, «Rexurdir está especialmente volcado con la juventud mediante la puesta en marcha de un programa de nueve horas semanales en el que se refuerzan las competencias educativas de jóvenes inmigrantes, un colectivo muy numeroso para el tamaño de Marín, y autóctonos».

Esta acción, que financia la Obra Social 'La Caixa' con 7.500 euros, ayuda a niños que cursan desde sexto de primaria hasta los últimos cursos de secundaria «para que puedan conseguir un título». Pero más allá de eso, según mantiene Fuentes, «como se ha creado un grupo muy bueno de trabajo, a pesar de tener edades distintas, se animan unos a otros, se ayudan si no pueden asistir a clase y eso hace que el ritmo del aula funcione mejor. Además, el profesor es encantador y les da todavía más clases extra a los alumnos si estos no consiguen coger el ritmo».

A otro grupo de refuerzo, también promovido por esta asociación de Marín, acuden menores de treinta años, sobre todo mujeres: algunas que tuvieron hijos muy jóvenes y dejaron el instituto y otras que proceden de familias desestructuradas. 

Sin recursos económicos

Aunque lo ideal es comenzar estas clases cuando se inicia el curso escolar, Fuentes comenta que «suele haber incorporaciones meses más tarde, pero claro, no todos pueden avanzar al tiempo que los que empezaron hace meses». ¿Quién puede recibir este refuerzo? «En principio estamos abiertos a toda la comunidad, pero si tenemos mucha demanda se priorizará a aquellas personas que tienen recursos económicos limitados», responde la psicóloga.

Otra de las ventajas que ofrece este programa es que no solo solventa los problemas académicos de los chavales, sino que cuentan con un psicólogo clínico que ayudará a aquellos jóvenes que requieran una ayuda extra, como pueden ser los afectados por dislexia tardía. «En este momento ninguno de nuestros alumnos necesita estas sesiones, pero es bueno contar, por si acaso, con la presencia de un especialista», explica Fuentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Clases de refuerzo para luchar contra la exclusión educativa