El juez retira el pasaporte a Nadia

La Fiscalía no aprecia riesgo por lo que de momento no pedirá medidas especiales de protección para la menor afectada de tricotiodistrofia


El magistrado del Juzgado de Instrucción 1 de la Seu d'Urgell ha exigido el pasaporte de Nadia, la niña de once años que reside en Figols (Lleida), cuyos padres llevan años pidiendo donaciones con un relato sobre falsas operaciones en Houston (EEUU) para alargar la vida de la pequeña. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el juez también ha reiterado la petición a los padres para que le entreguen la información médica sobre la niña, de la que sus progenitores aseguran que padece tricotiodistrofia.

La Fiscalía no aprecia riesgo por lo que de momento no solicitará medidas especiales de protección. «En la situación actual no apreciamos riesgo para la menor pero estamos vigilantes», ha asegurado el fiscal jefe de Lleida, Juan Boné, que ha dicho también a Europa Press que la pequeña no va al colegio estos días.

El Juzgado de Instrucción 1 de la Seu d'Urgell (Lleida) había enviado un requerimiento a la Fiscalía preguntándole si considera oportuno adoptar medidas civiles en la causa, un concepto que puede incluir desde la tutela hasta asuntos relacionados con la manutención, los tratamientos médicos, la educación, la residencia o la comunicación de un menor.

El titular del juzgado ordenó el lunes el bloqueo de las cuentas bancarias del padre que dos días antes, cuando informaciones periodísticas cuestionaron su relato, había anunciado que devolvería el dinero recaudado a los donantes que lo reclamaran. 

La Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia de la Generalitat (Dgaia), por su parte, está haciendo seguimiento del ámbito familiar de la niña.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

El juez retira el pasaporte a Nadia